Opinión

El Peronismo local en su laberinto

Por: Marcos C. Isla Burcez.
miércoles, 3 de julio de 2019 · 05:33

La conformación de las listas del Peronismo de Chivilcoy para las próximas elecciones y sus consecuentes pugnas, ha dejado en evidencia la falta del liderazgo y conducción que tenía el ex ministro del Interior y funcionario provincial, Florencio Randazzo.

Una falta de liderazgo que se expresó de muchas maneras como el hecho de que, tras haber alcanzado la mayoría y la presidencia en el Concejo Deliberante luego de las elecciones legislativas de 2017, a través de jugadas políticas de la oposición y desde determinados sectores dentro del Peronismo local, la haya perdido hasta quedar en minoría.

Otro dato a tener en cuenta como signo de la falta del “líder conducente”, fue la conformación de dos listas locales, ambas con el sello del Frente de Todos, con las consecuencias de público conocimiento.

Fueron loables los intentos de muchos dirigentes peronistas y del campo popular por la unidad o, de última, llegar a las PASO con la menor cantidad de heridos posible para que, de una manera u otra, los encontrara al final con todos adentro y así disputar con fuerza la intendencia a Guillermo Britos.

Pero, a pocas horas del cierre de plazos, el presidente del PJ, Darío Speranza (randazzista de la primera hora), la Juventud Peronista y agrupaciones peronistas, anunciaron la “unidad” del Peronismo, con la candidatura de Constanza Alonso, concejal de Unidad Ciudadana, ratificada al día siguiente por las autoridades seccionales y provinciales del partido.

Y por otro lado, la lista de Gustavo Bruno, posteriormente bajada, también randazzista y ex integrante del anterior gabinete, que propugnaba las PASO para que el pueblo elija a los representantes del partido. Los que apoyan esta postura, manifiestan que “quien gana gobierna y quien pierde acompaña”. La historia política de Chivilcoy, y no sólo del Justicialismo, señala que no siempre se cumple ese concepto tan idealista.

Un náufrago de esta pugna, fue el ex intendente, Ariel Franetovich, quien, con una buena imagen en la ciudad a raíz de su gestión en el municipio y como funcionario provincial y nacional, decidió bajarse de una posible candidatura, de acuerdo a lo que expresó a LA RAZÓN, por no sentirse querido y por haber reconocido que, junto con Florencio Randazzo, fueron muy frontales contra la ex Presidenta, antes de las últimas elecciones de medio término en 2017.

Cabría preguntarse si esta atomización del partido, cuando los tiempos actuales exigen madurez política para alcanzar la unidad, no es también parte de un juego cuyo desenlace va más allá de las elecciones de octubre.

Y si estos signos de dispersión parecieran poca cosa, a nivel provincial, Florencia Casamiquela, la cara del proyecto de Florencio Randazzo recibida varias veces por concejales y dirigentes en el local de la avenida Sarmiento, ahora aparece compartiendo la lista de Consenso Federal de la IV Sección Electoral, con el diputado Fabio Britos.

Como se verá, la ausencia de Randazzo en la arena política nacional y su correlato local, movimientos dentro del partido, la crisis económica y social en Chivilcoy, que atraviesa lo político, ha generado una gran dispersión de quienes, antes, fueron gobierno municipal.

O también habría que tomar en cuenta otro axioma del General: “Los peronistas somos como gatos: cuando parece que nos peleamos nos estamos reproduciendo”, algo que también habría que ver y se definirá conforme llegue el tiempo de las urnas. 

Comentarios

3/7/2019 | 17:05
#0
Nota esclarecedora...y que no olvide, la dirigencia, la responsabilidad política que le cabe en esta coyuntura dramática.
3/7/2019 | 17:05
#-1
Nota esclarecedora...y que no olvide, la dirigencia, la responsabilidad política que le cabe en esta coyuntura dramática.