Entrevista

Agustín Mono Irusta: “Chivilcoy sigue vivo en mi recuerdo”

El domingo estuvo en nuestra ciudad el ex arquero profesional en San Lorenzo de Almagro, Unión de Santa Fe y Nueva Chicago. Luego en Florencio Varela, Río de la Plata y Deportivo Alsina de Chivilcoy. A los 79 años continúa trabajando en las formación de pequeños arquertos en el club del Bajo Flores.
miércoles, 26 de enero de 2022 · 13:44

Los años en el periodismo, quizás no permitan comprarse una casa, pero sin dudas tiene sabores muy dulces, como el que me tocó vivir el pasado domingo, cuando la familia Muñoz del barrio de la plaza Moreno, nos avisó que estaba en Chivilcoy, Agustín Mono Irusta.

Acompañado por su hijo Fabio (56 años), quien fue arquero de Atlético Villarino, llegó al domicilio de la calle 74, donde compartió un almuerzo y una larga sobremesa, de la que pudimos formar parte.

En el comienzo de la entrevista formal Agustín dijo: “Un gusto compartir este domingo con familiares, es lo mejor que le puede pasar a un ser humano. Vine a la casa de mi sobrina y nos atendieron demasiado bien, pollo, lechón, de todo. Un lujo”.

Sobre su trabajo dijo: “La semana que viene empiezo a trabajar con los chicos del club San Lorenzo, algo muy lindo, poder estar trabajando a los 79 años en el club de mi vida, con gente que me tiene afecto, y yo los aprecio.  Me siento muy cómodo trabajando con los chicos de 6 a 10 años, porque aprenden rápido.

Los años, las anécdotas, los compañeros que ya no están, fueron pasando por la charla y lógicamente el arco de San Lorenzo: “Estoy viendo  las prácticas, los trabajos de los arqueros y puedo asegurarte que Sebastián Torrico es extraordinario, una muy buena persona”.

 Algunos viejos relatores todavía recuerdan la forma de sacar del Mono, a media altura, con mucha precisión (todavía en Alsina se acuerdan cuando le pegaba al travesaño de los arcos desde la mitad de la cancha): "Eso lo aprendí de Amadeo Carrizo, un maestro. Yo le pegaba de costado, le daba dirección y la pelota bajaba limpita. Además se las daba al ras del piso. Me salía bien, tuve esa virtud", explica el hombre que solía lucir una camiseta oscura, al estilo Lev Yashin. El juego con los pies es algo que Irusta trata de inculcarles a los pibes semana tras semana. Considera que es una cualidad indispensable en los arqueros de hoy. Aunque recordó: “El que mejor le pegaba era Neri Pumpido, con él estuvimos juntos en Unión de Santa Fé, después se vino a River y San Lorenzo”, recordó.

Irusta trabaja en la Ciudad Deportiva azulgrana y ahora es usual verlo al Mono rodeado de chicos. Hoy, uno de sus deseos pasa por cumplir con éxito su tarea pedagógica con los juveniles que van desde los 6 a 10 años. Derrocha sabiduría. Es un hombre que convierte los desafíos en una energía que impulsa a sus muchachos a llegar más lejos. ¿Qué mantiene encendido su fuego? "Esto es mi vida, y estoy como entrenador desde 1993. El camino fue largo. Recuerdo la época en la que trabajé Oscar Passet y Gilberto Angelucci, José Ramírez, Nereo Champagne, Sebastián Saja, Agustín Orión y luego ya pasé a las inferiores", rememora.

Finalmente nuestro entrevistado quiso recordar su paso por la ciudad: “Chivilcoy ha sido inolvidable en mi vida, terminé mi carrera como arquero, me recibí de técnico, ejercí y pude volver a San Lorenzo desde allí, pero sé que dejé mucha gente amiga, muchos seres queridos, que mejor no quiero saber si están vivos o no, en mí siguen vivos”, puntualizó.

La historia de Irusta

Agustín Enrique Irusta nació en Noetinger, provincia de Córdoba el 19 de julio de 1942, fue jugador profesional y estuvo radicado en nuestra ciudad por más de 10 años

Debutó en Primera División el 23 de junio de 1963 en un partido en el que San Lorenzo de Almagro perdió con Atlanta por 3 a 2.

En total jugó 263 partidos en San Lorenzo ―convirtiéndose en el quinto jugador que más partidos disputó con dicha camiseta― donde fue cuatro veces campeón: Metropolitano 1968, Metropolitano 1972, Nacional 1972 y Nacional 1974.

A fines de 1976 dejó San Lorenzo y pasó a Unión de Santa Fe, donde jugó entre 1977 y 1978. En 1979 jugó pocos partidos en Nueva Chicago para posteriormente dejar el fútbol profesional y llegó a Chivilcoy en el arco de Florencio Varela, Río de la Plata y Deportivo Alsina, hizo el curso de Director Técnico con Juan Carlos “Narigón” García en nuestra ciudad con la Escuela Ernesto Duchini teniendo de compañeros a Oscar Peracca, Patita Torres, Juan Carlos Lausano, Arturo De Rosa, Juan Carlos Pirez y fue entrenador en Deportivo Alsina, tuvo una escuela de arqueros, hasta que regresó a CABA; convocado por San Lorenzo de Almagro, donde aún trabaja en las divisiones menores.

 

 

Agustín Irusta con la familia Muñoz en su visita a Chivilcoy

 

Fabio y Agustín Irusta en nuestra ciudad

 

El autor de la nota con Irusta en Chivilcoy

Comentarios

26/1/2022 | 20:39
#0
Agustín que bueno andes por Chivilcoy, tengo muy buenos recuerdos, recuerdo ir a la quinta y me regalabas caramelos. Soy Patricia Puebla.