Opinión

Las pruebas de clasificación y ¿Una nueva oportunidad?

Por: Leandro Crespi.
domingo, 6 de agosto de 2023 · 08:05

La permanente reiteración de los años ‘70 y la generación diezmada no tiene en cuenta y borra de cuajo el triunfo del presidente Juan Domingo Perón y el 62% de los votos totales, que sumados al 20 % de los radicales, más otros partidos chicos daba casi un 90% de apoyo del país a una salida democrática.

Claro que otros poderes asolaban a la sociedad.

Pero el meollo de la cuestión es rescatar las coincidencias y el diálogo entre opositores que buscó la recuperación de nuestro país ante un momento especial.

Hoy no tenemos liderazgos, no tenemos partidos políticos en funcionamiento; tenemos cíclicamente los problemas de seguridad, inflación, no crecimiento, falta de un plan económico y lejanía de la realidad en parte de la dirigencia.

Sólo tenemos espacios que supuestamente trabajan y coinciden ideológicamente. Podemos apreciar al ex Frente de Todos, al que no pienso en votar porque respeto a Todos y Todos no somos fanáticos, tampoco a Milei porque no me gustan los prepotentes.

Sí voté a Juntos por el Cambio en 2021 –a Facundo Manes- y no veo razones para acompañarlos ahora.

Tanta pelea interna, tanta mezquindad hace que uno se aleje de una maraña electoral en la que pareciera que estamos eligiendo artistas para una obra de teatro: cara, mediocre y falta de ideas que nos cobijen a la sociedad. Les importan los focus groups, las encuestas y algún yuyo pal’amor que les pueda desentrañar el intríngulis de las candidaturas y su futuro electoral.

Es factible que en las próximas PASO se alineen los planetas y tengamos una noción más clara de lo que podemos decidir para nuestro voto en Octubre.

Es posible que los actuales gobernantes “ganen” en esta primera etapa. Tanto el intendente, como el gobernador y el actual cuasi presidente obtengan las pruebas de clasificación.

En las de 2021 Guillermo Britos sacó un 27% en las Paso con la invicta Patricia Mangino y subió a un 32% en las generales con un aumento de 3.585 votos, logrando un total de 13.545. El Frente de Todos con Gustavo Bruno logró 22% con 9.193 votos (1.590 de votos más) y Juntos por el Cambio 21% con 8.758 (2 votitos más en las generales).

En el cuarto lugar la lista de Randazzo que para su candidatura a diputado logró 10.143 votos y para la local 7.686 (18,21%) y que ahora lidera Ariel Franetovich. Quien fuera reelecto con un 73% de los votos en el año 2007. Cifra nunca alcanzada por ningún candidato.

A nivel nacional los principales candidatos son peronistas Massa, Bullrich, Larreta. ¿Qué habrá quedado de esas mayorías unidas en su amor al poder?, ¿qué habrá de nuevo en el horizonte?

La realidad, queridos amigos, es que en este año ya hay casi 5 millones de votantes que no fueron a emitir su voto y esa cantidad podría representar que un 40% del padrón no participe de las PASO.

El resultado será una prueba para la estadística y, como dice el diputado Mario Negri, el 14 de agosto a Juntos por el Cambio les van a medir el aceite y a Sergio Tomás Massa los resultados.

Ya no será como ese canto del año 1973: “Compañeros la elección ya está resuelta, ganaremos la primera y no habrá segunda vuelta. Vote por Cámpora y Solano Lima. Los hombres del Frente y de Perón.”

Tampoco debiera ser como dice el sociólogo Gustave Le Bon: “Las masas nunca han sentido sed de verdad. Se alejan de los hechos que no les gustan y adoran los errores que les enamoran. Quien sepa engañarlos será fácilmente su dueño; quien intente desengañarlas será siempre su enemigo”.

O quizás la esperanza de un horizonte de crecimiento que nos dé la oportunidad una vez más y que alguien la pueda encarnar.

Argentina con su sistema agropecuario tendrá una gran recuperación el año 2024, Vaca Muerta nos dará la oportunidad de pasar a ser exportadores de gas y de petróleo. Si sumamos el futuro del litio y del cobre, como dice el economista Enrique Arriazu, el país tiene una nueva oportunidad.

¿Podrán los dirigentes que sean electos entender que hay una nueva oportunidad que debe ser aprovechada y con mano férrea defendida?

Espero que sí, porque más allá del candidato que elijamos, la dirigencia tiene que comprender que hay una nueva oportunidad para que el país se encamine y la sociedad en su conjunto pueda rearmar un tejido social, económico y político como el que soñaron nuestros mayores.

Comentarios