Opinión

A la buena de Dios

Por: Leandro Crespi
domingo, 19 de junio de 2022 · 01:25

Llegamos al mes de junio y parece que estamos más cerca de terminar el año que otras veces. Faltan otros 6 meses aunque las matemáticas se sienten alteradas por la realidad que nos circunda. Pareciera que quedan menos. Claro, en noviembre empieza el Mundial de fútbol y casi todo el país estará mirando para otro lado. Qatar sonará en nuestros oídos montones de veces y si a la Selección Nacional le va bien, ni te cuento.

Es por eso que el gobierno está “aguantando” como sea estos 4 meses restantes. Piensa dejar en la responsabilidad de Messi y compañía el sentir de la sociedad argentina. Esa sociedad que vive angustiada pero que también respira fútbol cuando de la Selección se trata y sobre todo después de haber logrado la Copa América.

Ahora bien, empecemos a bosquejar las elecciones 2023 que se vienen encima. En el año 2015 fueron 11 provincias las que desdoblaron la elección provincial para gobernador.

En las elecciones de 2019 sumaron 18 provincias las que separaron su destino electoral de las elecciones presidenciales. Solamente La Rioja, Catamarca, CABA y Buenos Aires votaron sus representantes con las representaciones nacionales.

Cuántos distritos provinciales querrán separarse de la elección para autoridades nacionales en el año próximo, es un interrogante, pero viendo la proliferación de desdoblamientos y de una actitud de provincialización de los gobernadores, a los que les resulta más rentable separarse de las representaciones nacionales para defender los colores propios, importando cada vez menos quien ejerce la presidencia.

Vaca Muerta hace honor a su denominación y hasta en su jurisdicción, cuando hace mucho frío, no alcanza el combustible. La importación de gas en el año 2021 fue con 56 barcos a U$S 8,33 el millón de BTU; para el corriente año se presupone que serán 70 los barcos y el costo promedio de U$S 20/25 el millón de BTU.

Tenemos el gas y el petróleo, pero pareciera que son más importantes las estupideces que discuten los dirigentes que la extracción de los mismos.

Tiene mucha razón un empresario que dijo que el problema no está debajo de la tierra sino arriba por falta de políticas y obras de infraestructura. Falta materia gris sobran estupideces de gente que ocupa cargos públicos, representantes del pueblo, gerentes de la democracia; a la cual pareciera que traicionan y a la cual ejercen como si fuesen señores feudales.

El PAMI, en estos días, ha ejercido un achicamiento de sus servicios para algunos medicamentos que recibían sus afiliados con un descuento del 100% ahora la clase pasiva debe abonar el 60%. ¿Qué tul? Claro, nadie dice nada porque pareciera que cuando los peronistas gobiernan siempre lo hacen a favor del pueblo. ¿Será por eso que algunos cobran míseros 30.000 pesos y otra cobra más de 3.000.000? Preguntas que no responden porque dan vergüenza.

El último tema ha sido esta semana la discusión por la ordenanza que votó el oficialismo con el acompañamiento de la concejal del movimiento Evita, Claudia Bogliolo y de la concejal Raullier de la U.C.R., electa por la lista de Juntos por el Cambio, –quedará para otro día el análisis de su voto-.

El problema del manejo de la plata pública es una cuestión de la que el H.C.D. debiera hacer un seguimiento; pero no lo hace. Como sucedió cuando se votó la Ordenanza Fiscal Impositiva y nadie advirtió el nuevo sistema para el cobro de la Tasa de Higiene y Seguridad.

Hay un déficit de los representantes del Pueblo. No se advierte un compromiso real con la cosa pública y el velar por los fondos públicos y su defensa leal. Simplemente le quieren cargar la romana al Intendente que quiere hacer un manejo discrecional de la cosa pública. Y la realidad es que puede haber buen manejo de los fondos del erario municipal con licitaciones públicas o con compras directas.

Lo que se debería hacer es controlar el manejo de la administración del ejecutivo municipal. Y ahí todos cumplirían acabadamente con sus responsabilidades, de lo contrario, todo resulta una discusión ramplona y mediocre para los tiempos que corren.

Hay un chiste del humorista Sendra donde una persona le dice a un joven: “Y a Usted que es nuevo le recuerdo… Primero la Patria, luego el partido y después los hombres. O sea, las coimas hay que pedirlas en ese orden.