Dra. Valeria Alcain

¿Quién le devuelve a las víctimas de violencia lo que la negligencia del estado les quita?

La Dra. Valeria Alcain, abogada especialista en género y familia, se expidió acerca del caso Rocío, víctima de violencia de género.
viernes, 22 de abril de 2022 · 01:39

En los últimos tiempos, me ha tocado en conjunto con mI equipo, llevar adelante casos jurídicos muy graves, que por diferentes cuestiones han tomado dimensión pública. Una de mis luchas internas ha sido precisamente, evaluar si ante la reserva que deben mantener las causas de violencia y familia, lo público y mediático no se nos escapa de las manos, y afecta los derechos de mis representados.

Lo cierto es que no. Hay cosas que no pueden quedar reservadas en los expedientes, que ameritan que la sociedad entera repudie, y que por sobre todas las cosas, no pueden continuar ocurriendo: la violencia institucional, la negligencia de los operadores, el maltrato de las instituciones a las víctimas, la desidia, el abuso de poder, la desinformación, etc. Cuando las herramientas legales no alcanzan, cuando lo escrito cae en saco roto, cuando las negligencias se acumulan, y cuando ni siquiera encontramos un actuar por “sentido común” el costo es demasiado alto.

 El caso Rocío, que ya conocerán, de referencia mediática en las últimas semanas, donde se configuraron actos de una aberrante violencia institucional desde el comienzo, termina en una restitución de vivienda “a medias” en virtud de que por la falta de constatación en tiempo y forma (pese a haber sido solicitada al Juzgado de Paz por quien suscribe) arroja el resultado de que el agresor incumple la orden judicial de “no dañar “y la vivienda es restituida en un estado deplorable (sin luz, con los cables arrancados, sin puertas, sin alacenas, sin electrodomésticos-cocina, heladera), indudablemente todos coincidimos en que la entrega se realiza en condiciones de habitabilidad no apta para llegar a ser una vivienda digna para Rocío y su hija.

 Cabe recordar que todo esto se podría haber evitado cuando la Justicia ordenó que se le restituya la vivienda a Rocío y su hija, y no se efectivizó la medida porque se priorizo el derecho de quienes se encontraban de forma precaria en la vivienda (primos del agresor). Cabe resaltar también que se acusó injustamente a Rocío de usurpadora quedando detenida por 24 hs. sin que se exija la exhibición del contrato de locación que aducían los denunciantes. Remarco que cuando el Juzgado advierte este detalle, reactiva la medida de restitución obligando al municipio que garantice una vivienda durante el lapso de 30 días.

Allí el Estado indirectamente reconoce su “error” y le abona a Rocío y su hija el cuarto de un hotel por 30 días, hasta que se restituya la vivienda de forma definitiva. – de todas maneras, esto no reparó el hecho de haber sido penalizada, registrada como delincuente y demorada por 24 hs., mas todos los hechos violatorios de sus garantías constitucionales que ese 04 de marzo Rocío vivió. El estado debió garantizar que esa restitución de vivienda se cumpla en tiempo y forma. Y también que se devuelva en condiciones. Y de no ser así, supongo que el mismo trato delictivo que se le propinó a la víctima, debiera merecer quien rompió la vivienda, ¿o la represión y abuso de poder es solo hacia las víctimas?.

Sin embargo, en la restitución, Rocío tuvo que ingresar por la ventana, no estuvo el Servicio Local presente para garantizar la seguridad de la niña, ni tampoco tuvieron custodia policial. Mientras que, la llave, seguía en poder del agresor, y/o moradores anteriores, primos del mismo. Rocío tuvo que continuar transitando procesos, denuncias de daños, desobediencia, tiempo, angustia, dolor, y su vivienda hecha pedazos. Antes que dedicarse a darle contención a su hija, estuvo horas denunciando, y aún una semana después, ni el agresor ni los moradores, fueron citados ni siquiera, a prestar declaración.

Este caso es el tercero que llevo, donde por negligencias acumuladas, las victimas sufren graves daños a su propiedad, además de la ya previa victimización, violencias y vulnerabilidad que producen las cuestiones de género.

La pregunta es, ¿hasta cuándo?, hasta cuando los costos de los largos procesos, la burocracia, los tiempos, los daños patrimoniales, el no pago de alimentos, son costos que tienen que asumir las partes vulnerables de los procesos, mientras que los agresores, violentos, incumplidores, pueden continuar con su vida sin que les pase absolutamente nada, contando con el aval de todo el sistema para seguir violentando y evadiendo sus responsabilidades.

¿Quién le devuelve a las víctimas el costo emocional y económico, además del tiempo invertido de vida en cada proceso?

 Espero que alguien pueda responderme eso, sin decirme que también para ello, la victima deberá promover un proceso judicial de daños y perjuicios. Espero sinceramente que alguna vez el sistema funcione acorde a la ley, y no de forma tan perversa.

Espero profundamente que en el mientras tanto, no nos callemos más, y no dejemos jamás de denunciar, esto que nos atraviesa como sociedad, y que necesitamos modificar de forma urgente.

Valeria S. Alcain

Abogada T 11 F 16 CADJM

Abogada del Niño. Especialista en prevención y abordaje de ASI. Dip. en Derecho de Familia, niñez, adolescencia y abordaje de las violencias.

2
1

Comentarios

15/5/2022 | 21:40
#0
Mas negligencia que haber soltado violadores, abusadores, golpeadores,,pedofilos, asesinos???. Muchos volvieron a vivir muy cerca de donde viven sus victimas. Que opina de los jueces garantistas? Me responde ambas preguntas? Gracias