Opinión

Año nuevo, historias viejas

por: Pablo Poggi (*)
sábado, 31 de diciembre de 2022 · 01:50

I

Historias viejas

Ya sabemos lo que pasó este 2022, pasó de todo menos lo que tenía que pasar: mejorar la situación de nuestra gente. La política ha profundizado los problemas que debía resolver y no para esta carrera al descenso, no se detiene un segundo a reflexionar de que así esta práctica política no puede seguir, no puede continuar este sistema obsoleto y corrupto, ninguno de los tres poderes del Estado tienen autoridad moral y cívica para decir absolutamente nada, han profundizado esta maraña de estiércol y la podredumbre está carcomiendo la democracia de forma voraz. La responsabilidad es plena de toda la dirigencia en general, pero la política en particular. La dirigencia política en su absoluto conjunto, han dejado de tener contacto con la realidad concreta de la sociedad y han decidido meterse en esa burbuja fantástica llamada “privilegio”, son a los únicos de la escala ascendente a los que les ha ido bien (así como a un pequeño puñado de empresarios) porque al resto nos fue para el soberano “tujes”. Fundamentalmente este gobierno hipócrita, que te cuenta el cuentito por izquierda y te aplica la receta económica por derecha, que se metió con la comida de los argentinos (igual que Macri) y que no tiene intención alguna de cambiar el rumbo, lo único que quieren es seguir manteniendo vivo el negocio de la “grieta”, porque el día que la grieta se cierre quedan todos afuera. La única verdad es la realidad, dijo aquel viejo sabio, y se debe empezar a pensar en una salida colectiva, ni Cristina ni Macri son parte de la solución, son ciclos totalmente acabados y son la profundización de los problemas. Tampoco estos chantas que se hacen llamar libertarios y en realidad son empleados de segunda de la Embajada, la única función que vienen a cumplir es profundizar el oxidamiento de la democracia para imponer los intereses de sus patrones, nada más, no están capacitados ni para administrar una verdulería, así que tampoco se dejen engañar con estos cachivaches que la van de raros y de modernos pero que nos quieren llevar al siglo XIX.

Estamos muy mal, pero siempre hay una salida y siempre es colectiva. Volvamos a las fuentes y volvamos a militar lo que Francisco llama “Cultura del Encuentro”. La grieta es el negocio de cinco vivos que viven con todos los privilegios mientras la gran mayoría vive para el orto, perdón por el exabrupto, me gusta ser claro.

II

Año Nuevo

Este 2023 vamos a elegir nuevamente un Intendente. Vamos a poder darle la oportunidad a un vecino que conduzca los destinos de nuestro pago chico, y se va a poner picante, porque están todos a muy poquitos votos de llegar, nadie tiene margen para relajarse y fumar.

Si la elección fuera hoy mismo, el oficialismo local sigue con ventaja de la mano de Guille “Boss Hoog”, sin embargo la gestión en caída (como alguna que otra columna de alumbrado) lo va a ser transpirar un poco para retener el Sillón de Villarino, no tiene recambio y el único que garantiza la posibilidad de ganar es él, no creo que otro candidato pueda retener el municipio, sabiendo que Boss Hoog quiere otros rumbos, pero también sabe que perder el distrito es perder todo, cuando expresa eso sólo mira una foto de “Locomotora” Randazzo y se dice: “que se la va a ser, mejor Intendente que nada”. Atrás viene a todo galope, parado en la montura y por los palos “Pechito” Ferro, que ha logrado perfilarse como opositor a la gestión, con un discurso llano y casi casi “popular”, pero que tiene que resolver la interna y sumar, la información que manejo es que el facultativo en cada reunión expresa que quiere hacer un llamado amplio, el famoso “vengan todos que después vemos” porque quiere ganar, mientras que en las huestes de “la colectivera” son más de quedarse a mirar los paladares, si resuelven esto, ojo con la movida.

Después vienen “les chiques para la liberación” que no van a tener más remedio que volver a imponer a Coty Alonso como candidata, porque si bien es cierto que hay otros nombres en danza, ninguno va a querer colgarse el sayo de “mariscal de una nueva derrota”, entonces dicen: “ya que no abren el juego, que vaya ella y se haga cargo de lo que venga”. Otras fuentes me dicen que estarían dispuestos a dar una PASO, pero viendo el panorama que se perfila para el 23, La Campora va a seguir en su lógica de “todos míos, que hay que seguir cobrando”, así que aquellos que tengan intención de “ser” guarden en la mochila el bastón ese, porque “les chiques” no le hacen caso a Cristina. A propósito de “les chiques para la liberación”, como era eso de que “si la tocan a Cristina que quilombo se va a armar”, porque el líder de Revolución Federal esta por aquí, sirviendo café y caminando lo más tranquilo por la calle, digo, al menos un gesto de repudio. Pero le sugiero a tanta militancia bien intencionada, que cree en las ideas y no en los privilegios, ustedes no vayan, no hagan nada, que vayan los que cobran, los privilegiados, al menos que tengan un gesto de dignidad (o por mera vergüenza), no me hagan nombrarlos.

Por último quiero comunicarles que voy a lanzar mi candidatura a Intendente, en la próxima nota les cuento bien cual es la idea, no sé si vamos a ganar, pero que nos vamos a reír, ¡nos vamos a reír!

III

Campeones del Mundo

Se los dije en la nota anterior.

Primero porque soy de Estudiantes de La Plata, y segundo… segundo Francia.

¡Buen año para todos!!! Hasta la próxima.

(*) Instructor de Buzos Tácticos

Comentarios

6/1/2023 | 19:59
#1
Este relato no tiene ni ton ni son. Palabras mezcladas. Ideas confundidas. Definiciones sin resultado. Nunca lei algo tan vacio