Opinión

Al fin

Por Diego Manusovich
domingo, 13 de noviembre de 2022 · 00:00

El pasado martes se realizó el anuncio de la implementación de la ordenanza "Góndola Local" junto a las autoridades de CECOINSE, la secretaria de Gobierno doctora Carmen La Ruina y representantes de los diferentes bloques del Concejo Deliberante. Esta normativa busca fomentar la venta y el consumo de productos elaborados en nuestra ciudad, los cuales deberán aparecer en supermercados y autoservicios con una cartelería que denote que son de producción local.

Felicitamos a todos los involucrados en esta ordenanza (tan simple, por cierto) que pone en marcha un elemental mecanismo de cuidado a nuestros emprendedores locales.

Es verdad que muchos hemos militado esta idea y que llega con unas cuántas décadas de retraso, pero es así, muchas veces los líderes locales (representantes del pueblo o de instituciones de la producción) no se toman muy en serio eso de subir la vara del desarrollo con cierta premura.

Sea como fuere (y dejando atrás la catarsis del caso) celebramos este hecho inédito y esperanzador que permitirá, nada más y nada menos, que a todo aquel que genere valor agregado en Chivilcoy, vea coronado su esfuerzo con una visibilización especial en las estanterías del pueblo.

Quiere decir que, si a alguien de estos pagos se le ocurriera fabricar mayonesa, jabón de tocador o servilletas de papel, tendrá un lugar destacado para encontrarse con el consumo de todos nosotros.

Ahora será el turno de enseñarle a los ciudadanos la importancia de “enamorarse de esa góndola” y caminar felices hacia ella. De nada servirá ponderar la oferta si la demanda pasa por el costado. Las autoridades locales, municipales y corporativas, deberán enseñar profunda y pacientemente por qué es importante ese consumo especial, qué hay detrás de ese producto chivilcoyano que fomenta el trabajo, la innovación, la educación de sus trabajadores y un sinfín de estructuras superpuestas de creación articulada.

Si no se potencia la demanda de los consumidores es probable que esa góndola se llene de tierra devorada por los apetitos voraces de las megaempresas (muchas veces multinacionales) que no van a querer perder su territorio.

A los ciudadanos nos pido tesón, consumo y orgullo cada vez que tomemos un producto del escaparate. No hay que comparar ni precio, ni packaging, ni nada por el estilo. Hay que agarrar lo que encontremos para honrar el laburo de sus creadores, nuestros titánicos vecinos.

A los comerciantes les pido algo así como un “patriotismo chivilcoyano” iluminando y recomendando ese anaquel sagrado en donde descansan las esperanzas de nuestros emprendedores locales.

Esperemos que así sea. Ojalá sea un nuevo tiempo colectivo en donde todos comencemos a cuidar aquello que está en las propias entrañas de nuestra vida comunitaria.

Seguimos pensando.-

Comentarios

15/11/2022 | 04:14
#0
si... y no, a cualquiere que se le ocurriese elaborar lo que sea no es que por una ley pueda ir y estar en un super, primero hay que cumplimentar normativas legales y sanitarias que garanticen que el producto es apto , chivilcoy y diria todas las ciudades de argentina estan plagados de productos que no cumplen absolutamente nada, gracias a la vista gorda de los municipios.