Opinión

Lo urgente y lo importante

Lic. Eduardo Falcone
sábado, 29 de agosto de 2020 · 09:24

La ciudadanía argentina está muy angustiada por las consecuencias de la pandemia y una extensa cuarentena, que inevitablemente van a afectar seriamente a la economía y al tejido social, en particular a los sectores más pobres de la población.

En ese contexto, observamos con preocupación algunas iniciativas del Gobierno que están alejadas de las prioridades de la mayoría de la población, sin distinción de su adhesión o simpatías políticas por el oficialismo o la oposición. En particular, llama la atención que en este contexto crítico se haya lanzado un proyecto de reforma judicial y de cambios en la Corte que evidentemente no le importan para nada al conjunto de los argentinos, sino a un sector de la dirigencia política del oficialismo que no parece contar siquiera con el acompañamiento de amplios sectores de su coalición de gobierno. No sólo se percibe indiferencia en la mayoría de la población, sino que ha provocado una significativa y previsible reacción de sectores que se oponen al proyecto. Es verificable que no hay entusiasmo en apoyar esta inoportuna iniciativa por parte de sectores que tradicionalmente acompañan al peronismo en general, ni por parte de la mayoría de las organizaciones sindicales en particular. En ese sentido es llamativo que el gremio de Judiciales no sólo no haya sido consultado previamente, sino que representando a 30.000 trabajadores de la Justicia, sólo le hayan concedido 10 minutos en el Senado para exponer su opinión, contraria al proyecto. Estas contradicciones probablemente resulten en una aprobación conflictiva en el Senado y un rechazo de la Cámara de Diputados, pero –independientemente del resultado en el Congreso- lo más preocupante es que, al final de todo este recorrido, tendremos una sociedad más dividida, y consecuentemente con severas dificultades para lograr los consensos que necesitamos para resolver los problemas realmente importantes que aquejan a nuestro país desde hace décadas.

Resulta urgente atender con prioridad y sin distracciones las necesidades inmediatas y apremiantes de la población como consecuencias de la pandemia, pero todos los argentinos sabemos que, cuando se termine la crisis sanitaria, nos encontraremos con una situación económica muy complicada, con miles de empresas quebradas, millones de compatriotas sin trabajo y otros tantos en situación de pobreza.  Muchos de manera consciente y otros de manera intuitiva, entendemos que, en ese momento, la única forma de intentar la reversión de esos indicadores, requerirá del compromiso de toda la dirigencia -política, empresarial y gremial- para construir un proyecto común y con objetivos claros.

Si no encontramos consensos fuertes para construir una Nación que nos contenga a todos, es previsible que la Argentina continúe transitando el sendero observado en las últimas décadas, en las que no hemos resuelto ninguno de los grandes problemas nacionales, sino que hemos visto empeorar todos los indicadores económicos y sociales relevantes.

Creo que no es momento ahora de hacer una revisión de los errores cometidos por todos los gobiernos que se sucedieron desde el retorno de la democracia, pero sí que es imprescindible señalar que el denominador común de esas experiencias ha sido la reiteración del péndulo que signa el debate ideológico argentino hace más de 50 años respecto del rol del Estado en la economía, y los modelos de política económica alternativos y contrapuestos, unos liberales (librecambistas, aperturistas, desreguladores, y en general promercado), otros estatistas (dirigistas, hiperreguladores, planificadores, y en general prointervencionistas). Visto de otro modo, el denominador común ha sido la ausencia de un plan de desarrollo consistente a largo plazo.

A mi juicio, la última experiencia política que ha intentado la integración de todas las clases y sectores nacionales detrás de un proyecto de desarrollo ha sido el Gobierno del Presidente Arturo Frondizi en el período 1958-1962, que lamentablemente fue interrumpido por un golpe militar y no fue continuado por los gobiernos que se sucedieron hasta ahora.

Con las adecuaciones y actualizaciones necesarias para afrontar los problemas del presente, considero que es indispensable la unidad de los argentinos para intentar un proyecto que resulte genuinamente desarrollista en la práctica y no se agote en las declamaciones públicas de nuestros dirigentes. Un proyecto de esa magnitud y trascendencia nos presenta un gran desafío, pero es el único camino que nos permitirá superar las enormes dificultades que enfrentaremos en el corto plazo y sostener un crecimiento sustentable y sostenido en el largo plazo, que de una vez por todas integre de un modo digno a los millones de compatriotas que el subdesarrollo ha sumergido en el desempleo y la pobreza.

Pertenezco a una generación que todavía no ha visto en la práctica a ningún gobierno argentino impulsar un plan de desarrollo de esas características, aunque en sus declaraciones todos se han manifestado desarrollistas  o admiradores del Presidente Frondizi. Los militantes del desarrollismo consideramos que hemos avanzado de algún modo en nuestra batalla cultural, pero no hemos logrado que nuestras ideas vuelvan a concretarse desde la conducción del Estado.  Ponemos toda nuestra esperanza y nuestro compromiso para alentar y acompañar a las nuevas generaciones para que superen las falsas antinomias, tomando esa posta y construyendo el país que todos anhelamos.

 

 

Comentarios

17/9/2020 | 02:20
#8
Donde estuvo Ud los últimos 4 años que no le vi expresarse ante el desastre de tropelias, corrupción y sinverguenzadas cometidas por el macrismo???
13/9/2020 | 20:59
#7
Reflexiones que no tienen ningún valor en cuanto a la realidad objetiva de las nomenclaturas de clase que cada gobierno ah sostenido... La conciliación de clases que usted pregona señor Falcone es una falacia, y si fuera como usted señala que Frondizi unió a todas las clases, no lo hubieran derrocado los militares que eran sostenido por los sectores mas concentrados del poder económico..
30/8/2020 | 09:49
#6
Exacto.....muchos opinan eso.....dónde quedó el mid del 83.....lo recuerdo con propuestas interesantes....
30/8/2020 | 09:49
#5
Exacto.....muchos opinan eso.....dónde quedó el mid del 83.....lo recuerdo con propuestas interesantes....
29/8/2020 | 19:08
#4
Excelente comentario...Conocimiento y nivel intelectual del Sr Falcone...Estos son los aportes positivos que se necesitan en el pais...
29/8/2020 | 15:11
#3
Muy claro este escrito, las ideas a la larga, prenderán.
29/8/2020 | 12:47
#2
Excelente
29/8/2020 | 12:46
#1
Excelente
29/8/2020 | 12:46
#0
Excelente