El laberinto de Alberto

sábado, 21 de noviembre de 2020 · 11:51

Nueva fórmula para reducir el gasto en jubilaciones, reducción de los planes sociales, los salarios públicos y privados por efecto del impuesto inflacionario.  Crecimiento de la pobreza, de la desocupación y de la economía informal.

Grabois protagoniza una “reforma agroecológica” a lo que el presidente respalda anunciando que va a  entregar tierras improductivas, no dice donde, cuando, como, ni a quienes. Su único objetivo es respaldar al rebelde anticapitalista.

En un golpe de audacia e imaginación tributaria, se crea en Chubut el impuesto al viento para intentar “salvar” del déficit por mal administración que acarrea la provincia.

Máximo logra aprobar con ajustada mayoría, ganada con favores y prebendas, un impuesto a los activos, haciéndolo pasar por sinónimo de riqueza.

Contó con  el “entusiasmo” y “acompañamiento” del Presidente y el ministro de economía que trabajan en otra dirección, con igual “frenesí” lo hizo el Presidente de la Cámara de Diputados dando un ejemplo de aislamiento preventivo.

También Máximo nos  sorprende con la denominada ley del fuego, desconociendo las leyes y regulaciones vigentes,  imponiendo una restricción de décadas, sin condiciones y sin causas específicas, a la propiedad privada.

Estas dos iniciativas fueron acompañadas por movilizaciones que también festejaban el día de la militancia justicialista, que siempre exponen las discrepancias y contrastes entre diferentes grupos.

La CGT festejó con sus propios eventos y resaltando la figura de José Ignacio Rucci, quien fue asesinado por la organización terrorista montoneros hoy reivindicada por la organización encabezada por Máximo Kirchner, bajo el liderazgo de su madre.

Cristina sigue mandando cartitas, mostrando que además de la agenda judicial, posee una estrategia política. Incluso hasta una propia cancillería, desde su despacho se atienden la relaciónes con China y Rusia, se influye en las posiciones sobre Venezuela y Cuba y se nombran embajadores. Al parecer en estos días designara el embajador en Cuba.

En el plano judicial la comisión Beraldi de Cristina recomienda su idea sobre la procuración mientras el senado avanza en el cambio de las reglas para su elección. Inventa otro tribunal que filtraría causas para “aliviar” el trabajo de la Corte y presiona jueces y fiscales para desactivar causas que compromete a ella, miembros de su familia y ex funcionarios.

No hay que olvidarse de Sergio el terrible, una especie de Jaimito, que cargó gastos por unos 50000 millones de pesos al presupuesto enviado por el Ministro Guzmán, todo sea por ayudar a sus funcionarios, entre los que su esposa Malena.

En tanto el Presidente, tratando de mostrar al menos una pizca de iniciativa política presentó su proyecto sobre la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, una decisión importante, en un momento inoportuno, promete todos los días una nueva vacuna y anuncia un fantástico 5% de aumento para los jubilados y las jubiladas.

Alberto habita un laberinto, está perdido en caminos trazados por otros, nadie sabe si podrá, querrá o sabrá salir.

Comentarios

22/11/2020 | 09:43
#0
JUSTO ! Siempre pagan jubilados y fuente común con todo lo que comprab