Por Luis Rositto

La verdad es hija del tiempo, no del poder

En algún punto, la política tiene mucho que ver con el fútbol, sobre todo si recordamos aquella insuperable definición del recordado Dante Panzeri, que decía: “el fútbol es la dinámica de lo impensado”. Cuando se definen cosas tan serias como quienes van a manejar el futuro de la gente, se deja de lado la conveniencia, para adentrarse en las tempestades de la verdad, -algo que suele suceder al revés la mayoría de las veces-, estaríamos frente a la dinámica de lo pensado y repensado.
sábado, 22 de junio de 2019 · 08:49

En algún punto, la política tiene mucho que ver con el fútbol, sobre todo si recordamos aquella insuperable definición del recordado Dante Panzeri, que decía: “el fútbol es la dinámica de lo impensado”. Cuando se definen cosas tan serias como quienes van a manejar el futuro de la gente, se deja de lado la conveniencia, para adentrarse en las tempestades de la verdad, -algo que suele suceder al revés la mayoría de las veces-, estaríamos frente a la dinámica de lo pensado y repensado.
Aún sabiendo que es bastante cierto lo que afirman en cuanto a que "la vida es 10% lo que nos sucede y 90% cómo reaccionamos ante ello". En un tema tan candente como estas elecciones, los escribas de este diario, atravesados por la escasez de certezas y demasiadas dudas, tratamos de contribuir con nuestros lectores acercándoles algunas disquisiciones propias y ajenas.


Hoy a las 24:00 horas finaliza el plazo legal para la presentación de listas de precandidatos representantes de los distintos partidos y frentes políticos ante las juntas electorales partidarias, con miras a sus participaciones en las próximas elecciones primarias previstas para el 11 de agosto próximo. Ante esta situación y a la altura de los acontecimientos, en nuestra ciudad, no se registra en la historia reciente un escenario tan incierto como el presente. Y esto es así, aún cuando, si bien es cuasi normal que se llegue a los cierre de listas, con dudas sobre nombres y lugares en las grillas de candidatos, aquí asistimos a un agregado que lleva a esta situación, por parte del oficialismo local que hasta ahora no ha brindado certezas, por parte del intendente Britos sobre el frente político por el cual va a participar en las próximas elecciones, diciendo que estaremos en uno de los dos espacios nacionales, -lo que nos remite, automáticamente a Lavagna-Urtubey, -Consenso 2030- o Macri-Vidal –Juntos por el Cambio-, descartando al tercer espacio Frente con Todos, lo que no sólo impacta en forma directa sobre el armado de otros espacios, sino que lo que prevalece en el criterio del intendente es la búsqueda del mejor posicionamiento y resultado electoral, avizorando lo que pudiera convenir a su posible futura segunda administración.
Es de público conocimiento que tanto uno como otro sector de los nombrados tiene en Chivilcoy sus referentes y precandidatos a intendentes (y suponemos que a estas hora también ya su lista de concejales y consejeros escolares). Por Juntos por el Cambio desde hace mucho tiempo ya (la primer precandidatura en hacerse pública) está lanzada la contadora Lourdes Zaccardi, mientras que por el sector que representa a Roberto Lavagna -también con un prudencial tiempo de antelación- se manifestó con aspiraciones a representar a ese espacio el ex secretario de seguridad y ex jefe de gabinete de la actual gestión, el Crio. My. Carlos Alberto Perillo. Significa entonces que de definirse Britos a último momento por uno u otro sector de los mencionados (ya que con “boleta corta” no puede competir porque la ley actual se lo impide), podrían suceder dos cosas:  que el sector que el intendente elija para colgar su candidatura abra a las PASO con el otro precandidato, o bien este último/a se vea obligado/a a bajarse de la compulsa electoral si es que la lista de Britos es aceptada por los responsable del espacio y la suya no. De una u otra forma el escenario se vería alterado en cuanto a las estrategias de campaña y/o  participación de los candidatos.

Humo blanco
Por el lado del peronismo la situación no es mucho menos incierta. Si bien desde hace un tiempo a la fecha, y según diversas declaraciones de dirigentes partidarios, se venía trabajando por la unidad, lo único concreto sobre la misma es que todos los sectores de peronismo local jugaran dentro del Frente con Todos, con las formulas Fernández-Fernández a la presidencia y Kicillof-Magario a la gobernación.
Dejando de lado la reciente declinación de su precandidatura a intendente del Dr. Ariel Franetovich, -no porque sea un tema menor- la postulación del Dr. Gustavo Bruno –el whasapero repostero, que introdujo el tema de “la torta”, algo a lo que los políticos escapan- y la presentación de la lista de candidatos que lo acompañan (Ver nota aparte en página 4), junto a la precandidatura de la actual concejal Constanza “Coty” Alonso que horas antes del cierre de esta edición anunciaron con las autoridades del Partido Justicialista local y otros sectores del peronismo, el humo blanco que consagró al final la tan peleada unidad; el interrogante que se plantea es si logrados los acuerdos necesarios entre las representaciones institucionales de estos sectores -fundamentalmente entre Unidad Ciudadana y el PJ local, entre otros-, finalmente el Dr. Gustavo Bruno declinará sus pretensiones para incorporarse a la lista única de unidad, o bien mantendrá sus aspiraciones a competir por el cargo de intendente con lista propia dentro de las PASO del peronismo, algo que el doctor afirmó en lanota citada. De ser así, y si el Partido Justicialista orgánica e institucionalmente participa de la lista de unidad, Bruno podría verse impedido de contar con el aval partidario para la presentación de su lista y seguramente deberá recurrir a algún otro sector del Frente con Todos para que le avale su participación en las elecciones primarias.
Lo bueno de compartir mesas de café con distintos actores y ex actores de toda esta trama es la diversidad de opiniones que siempre es buena a la hora del análisis. Charlando con Aníbal Pitelli nos decía “desde hace un año estoy colaborando con Alberto Fernández, observando la situación de Chivilcoy más de afuera que de adentro. La veo con preocupación pero con mucha esperanza.
Siempre creí en acompañar a las nuevas generaciones que garanticen nuestro propio relevo. Y los dirigentes que tienen en su haber más pasado que futuro, o acompañan este proceso o les espera el bochorno y el ridículo.
Y todos debemos entender que -pase lo que pase-, desde hoy se empieza a escribir una nueva página en la política de Chivilcoy. Encabezada por una mujer extraordinaria como Constanza Alonso, un grupo de jóvenes, a los que acompaño, serán protagonistas de la política y de la gestión al servicio de Chivilcoy, por los próximos 20 años”. Toda una profesía del ex intendente que el tiempo –y los propios actores de esta trama- se ocuparán de dilucidar por sí o por no.

Velar las armas
La UCR local, mientras tanto y a pesar de haber juntado avales, y tener candidato propio, según palabras de su presidente, Luis Mariano, ha decidido juntarse esta noche (por ayer), -choripán de por medio-, para definir su participación –o no- en las paso de Cambiemos.

La izquierda también tiene sus problemas
Si bien el FIT, que lidera Nicolás del Caño, tenía en Javier Gallo su candidato a intendente y en Luz Pissacco su primer concejal, se vio sacudido con una pretendida imposición “desde arriba”, de uno de los sectores que integran el espacio, poniendo luz roja sobre participación de los mencionados chivilcoyanos que no lo aceptarían.

Así, o algo así, están las cosas, queridos lectores.

 

Comentarios