Guitarrero y cantor

martes, 1 de octubre de 2019 · 13:31

Un día nos dice, el modelo portugués es aplicable a la Argentina, no aclarara que el mismo empezó con un acuerdo con el FMI y otros organismos y  un ajuste brutal, con, entre otras medidas,  una rebaja del 25% de los salarios.

En otro viaje puede decirnos que el modelo Boliviano es un ejemplo, sin explicar de dónde vienen, donde están y cuanto pueden avanzar los hermanos bolivianos. Por supuesto se le olvida que  Evo Morales es muy cuidadoso de  la sanidad fiscal y nada de la calidad institucional.

Su último modelo, por ahora, es el de negociación a la uruguaya, también en este caso habla de algunos aspectos, los más “benéficos” o  los más “simpáticos”, no dice que ese proceso se sostuvo en un crédito del tesoro americano por 1500 millones de dorares y comenzó con un ajuste severo de las cuentas públicas.

Nos dice que él es una garantía de respeto a la libertad de prensa y  trata de diferenciar entre periodistas y “extorsionadores”, poniendo en esta categoría a periodistas de investigación de reconocida trayectoria.

Se muestra  respetuoso de la justicia y  “amenaza” a los jueces que han actuado sobre figuras del Kirchnerismo, mientras  “demuestra” que Cristina es inocente en todas las causas en que está procesada.

Por un lado nos dice que aumentará las jubilaciones y pensiones en su primer día de gobierno, al mismo tiempo habla de un pacto congelante de las variables económicas.

Necesitamos exportar, generar dólares, en tanto habla de potenciar el consumo interno, lo que conlleva un cierto nivel de contradicción. Reclamo un dólar alto, dijo que a  60 esta bien, por supuesto no se hace cargo del impacto que la devaluación post PASO tiene en el mercado interno y en la pobreza.

Plantea la desdolarización de las tarifas sabiendo que  salvo alguna fórmula desconocida se  paralizarán las inversiones y con esto reducen  las posibilidades de ciertas exportaciones.

Superamos la grieta, nos dice,  solo se refiere a la “unión” de los distintos grupos peronistas, por otro lado plagado de contradicciones expuestas en estos días.

 En relación a la convivencia tolerante necesaria para empezar a lograrlo, tilda al presidente de sinvergüenza y  responsabiliza al gobierno por la salud de Florencia Kirchner, una utilización  de mal gusto con la salud de la hija de Cristina.

En el caso de la hija de Cristina quiero destacar que nadie del gobierno utilizó el tema para la campaña.

Al igual que  Axel, Alberto me deja, a la hora de las propuestas, un cierto “sabor a nada” .

 

Comentarios

9/10/2019 | 10:38
#0
Muy atinados comentarios. Duele en el alma que la mayoría social de la Argentina pretende una vez más votar a los narkos y a los chorros más grandes de la historia. Y la ética muchachos'!! Puedo entender hasta el voto a Del Caño, pero votar por cuarta vez a los mafiosos no tiene perdón. Nos merecemos otros 70 años de fracasos, no aprendemos más. De algo estoy seguro, vamos a estar otros 70 años más al menos en el subdesarrollo.