Casos / Por Dr. Emmanuel Langone

Te mandan a prisión, sin la certeza de que fuiste culpable

"La prisión preventiva -por regla- debe ser una excepción, pero, lamentablemente, se volvió la regla".
domingo, 3 de marzo de 2024 · 08:00

Eso es lo que vive más del 50% de la población carcelaria. La Constitución Nacional -de la que tanto se habla últimamente- dice que, primero debe haber un juicio, donde se evalúen las pruebas para determinar si vas o no a la cárcel.  Pero, en la práctica del derecho penal, ocurre algo llamado “prisión preventiva”, es decir, que el juez decida mandarte a la cárcel antes de analizar y ver todas las pruebas. Ahora bien, dicho esto, ¿por qué un juez puede decidir esto? Porque justifica que hay chances de que te fugues, o de que puedas entorpecer la investigación, contactando  y hostigando testigos por ejemplo antes del juicio.                                

La prisión preventiva -por regla- debe ser una excepción, pero, lamentablemente, se volvió la regla. En la mayoría de los casos, no se analiza cada situación en particular y se dicta directamente la prisión preventiva. Esto, no sólo afecta la presunción de inocencia, sino que, además, imaginemos lo terrible que es para alguien inocente y su familia tener que atravesar tal injusticia del estado.

¿Cómo prevenir la prisión preventiva?

Se debe luchar arduamente en la excarcelación si se encuentra detenida la persona o la eximición de prisión sino se encuentra detenida, y apelar el posible dictado de dicha prisión preventiva si se dictase.                                                                                    Ahora bien, pasando a los datos con los que inicié la columna, sepan que las personas aprehendidas, detenidas e inclusive con prisión preventiva se encuentran bajo la custodia del Servicio Penitenciario Bonaerense, alojando a la población en cárceles, alcaidías, comisarías y en domicilios con monitoreo electrónico.   

Al mes de enero de 2024, 57.321 personas se encuentran privadas de libertad en el SPB. Esto representa un aumento del 10% con respecto al mismo mes del año pasado. Y el dato más cruel es que se encuentran procesados 27.904 personas en la provincia de Buenos Aires, y un margen de condenados de 27.989, quedando 931 solamente en otras situaciones.                                                                                    

El 94.3% de la población actualmente detenida en el SPB está conformada por varones, representando las mujeres el 5.5% y la población trans el 0,2%.                    Además, de la población detenida en el SPB, sólo aquella con condena firme puede acceder a derechos establecidos en el régimen de progresividad de la pena, hoy han accedido solo 978 personas a salidas transitorias, al régimen abierto han accedido 2.047 y a monitoreo electrónico tan solo 1.083. Es decir, solo 4108 personas han tenido beneficios obtenidos por sus peticiones, condiciones personales y familiares.                                    

En diciembre de 2023, 49 detenidas se encontraban criando a sus hijos y/o cursando un embarazo dentro de una unidad penitenciaria del SPB. Asimismo, 33 niños viven hoy en una unidad penitenciaria bonaerense bajo cuidado de madres privadas de libertad. Hay a la fecha en la Provincia, 22 presas embarazadas, 28 hijos, dos embarazadas con hijos, y un total de 31 niños. Verán que el sistema no da para más y a nadie parece importarle, de hecho, desde 2002 a la fecha, la población carcelaria del SPB se multiplicó poco menos de tres veces, con un incremento del 207% .  En cuanto a las edades, desde el 2002 hasta el 2020 las edades rondaban los 35 años, con un promedio de 33 años, en los últimos años los presos de menos de 30 años representan un 65% de la población carcelaria y las personas de nacionalidad extranjera representan tan solo el 5% de la población carcelaria. Con toda esta cruda realidad, ¿hasta cuándo los políticos van a mirar para otro lado?

Comentarios

3/3/2024 | 22:40
#1
Si alguna vez me llego a comer una preventiva siendo inocente que no me suelten o que me manicomialicen de por vida porque salgo y hago una masacre a drede, al menos asi que me encierren con razon.