Sociedad

Dolor por la inesperada muerte del humorista Ricardo Gato Peters

Tenía 68 años y se encontraba en medio de una gira con su espectáculo AlparGato. Hoy iba a ser el número central de la Fiesta del Asado en Moquehuá. Llevaba varias décadas de actuaciones en Chivilcoy
domingo, 17 de septiembre de 2023 · 08:00

La noticia de la muerte del Gato Peters conmocionó a sus seguidores y al mundo del espectáculo. En la tarde del viernes, con 68 años, sus productores y amigos Claudio y Rodolfo Poggini confirmaron la triste información. De regreso de un show en Trenque Lauquen, el humorista sufrió una descompensación en la localidad de Francisco Madero y falleció al ser trasladado a la ciudad de Pehuajó. Su partida deja un vacío irremplazable en el mundo del humor y el entretenimiento.

Gato Peters había nacido el 11 de marzo de 1955 en Carhué, en la provincia de Buenos Aires y desde muy joven demostró su innato talento para hacer reír a las personas. Comenzó su carrera en los escenarios universitarios de La Plata y a partir de su llegada a la televisión rápidamente se convirtió en un fenómeno nacional en el ámbito del humor. Así fue como su estilo único y su carisma conquistaron al público de todas las edades durante más de tres décadas.

Chivilcoy ha recibido durante muchísimos años a este “gaucho” de Carhué, que subió a escenarios de la Agrupación Artística, El Chasqui, a sala completa. También formó parte de cenas de clubes, familiares, en Moquehuá, Ramón Biaus, siempre dejando una gran imagen como artista, pero más como persona, con mucha humildad, un tipo muy querible.

A lo largo de su vida, Gato Peters dejó un legado impresionante en el mundo del entretenimiento. Son recordadas sus actuaciones en teatro, festivales y televisión. Se caracterizaba principalmente por su humor inteligente, su capacidad para abordar temas cotidianos y su habilidad para conectar con la gente, cualidades que lo convirtieron en un referente del humor de la provincia de Buenos Aires y varias provincias argentinas.

A pesar de su éxito, sus productores destacaron que el Gato siempre fue conocido por su humildad y generosidad. “Fue un apasionado defensor de diversas causas benéficas y trabajó incansablemente para hacer del mundo un lugar mejor a través de su humor y su influencia positiva”, dijeron en el comunicado en el que anunciaron la partida del humorista a través de las redes sociales.

Por otra parte, también fue un defensor del estilo de vida de nuestros pueblos, rescató del olvido a sus más entrañables personajes a través de sus relatos y anécdotas. “La noticia de su fallecimiento ha conmovido a seguidores, colegas y amigos. Gato Peters será recordado como un artista extraordinario y un ser humano excepcional”, expresaron profundamente conmovidos.

Lo esperaban en Moquehuá

Cabe destacar que el humorista se encontraba realizando una gira que había iniciado en la ciudad de Mar del Plata a principios de este año, con la que proponía presentarse en 140 pueblos en menos de 11 meses. El Gato, que en realidad se llamaba Ricardo Daniel Peters, fue médico veterinario y estaba como encargado y asesor del campo de un amigo.

Una de sus últimas apariciones públicas había sido en el día jueves cuando se presentó en la localidad de Benito Juárez en el comité radical Arturo Illia. Allí, habló de la situación del país y lo hizo mezclado con su característico sentido del humor. Ante la presencia de numerosas personas del lugar, Gato Peters habló, con micrófono en mano, delante de todos. Después disfrutó de una cena en compañía de los presentes y dio un show humorístico para los concurrentes. Y este domingo estaba prevista su llegada a la localidad de Moquehuá para participar de la Fiesta Zonal del Asado.

En el año 2020, en plena pandemia de coronavirus, el humorista había concedido una entrevista televisiva y habló sobre la posibilidad de aggiornar el humor a los tiempos actuales. “Uno va cambiando las formas de comunicar inconscientemente, en los últimos años han cambiado los valores en pos de la igualdad y me parece macanudo. Pero al humor no hay que tomarlo muy en serio, es apenas una caricatura. Hay que tener el espacio para poder hacer un chiste de pelados sin que la asociación de pelados involuntarios haga un juicio, si no nos ponemos más papistas que el Papa y vamos a terminar enjuiciando a Fontanarrosa por dibujar a petisos narigones. Esto es humor, una caricatura que se permite licencias, pero no se puede caer en el mal gusto, ni ser ofensivo. Cuando se hace sin la intención de ofender a nadie se nota”.

Comentarios

17/9/2023 | 11:06
#188048
Junto con don Luis los mas grandes, que dios lo tenga en la gloria ,una gran perdida