Jésica De Stéfano

Sucundum: Las olas, el viento y la diversidad corporal

A los 18 años se fue a CABA a estudiar Diseño de Indumentaria y Diseño Textil. Hoy sus trajes de baño van de la mano de la diversidad corporal, con una tabla de talles hecha a través de la medida de mujeres reales que ostenta un stock de 10 talles, “y si no está, lo hacemos, no existe es lo que hay”, confiesa a LA RAZÓN, “es difícil ser emprendedor en la Argentina, pero para mí el balance es muy positivo”.
sábado, 22 de enero de 2022 · 08:00

 Comenzó con un local en Chivilcoy, frente a la Plaza 25 de Mayo hace ya seis años, durante dos, luego se instaló en la calle Alem, por dos años más, “en esos momentos, hacía vestidos de fiesta y de 15 a medida, pero al mismo tiempo empecé con las mallas, y luego desistí del local y me dediqué a vender online definitivamente”.

Sucundum surgió en el transitar de su segunda carrera, “en el trabajo final, en la tesis, teníamos que elaborar una marca desde cero, con todo lo que eso significa, así que surgió en la Facu, un proyecto que luego se hizo realidad, comenzando con colores lisos y luego con estampas diseñadas por mí, dibujos simples que voy estampando por metro, optimizando la producción y el costo del producto final para que sea accesible para la gente”, comparte, “empecé con una compañera de la facultad que luego se dedicó a otro rubro, así que seguí sola”.

Diversidad corporal

“Empecé con cuatro talles, con una inversión que para nosotras era mucho. Nunca pensamos en el descarte de talles, a los dos años ya tenía seis y a los tres años ya tenía 10 talles, siempre con la premisa de qué si no tenemos tu talle, lo hacemos a medida. Al principio me pasó que vino una chica que se probó una parte de arriba y no le quedó, y me sentí muy mal, fue sólo una vez, pero fue suficiente, fue decirle puedo hacerlo en tu talle, no es “esto es lo que hay” sino fue “quédate tranquila que hay, sólo hay que hacerlo” y de ahí en más hicimos todo lo posible por tener todos los talles en stock, fuimos agregando a medida que se pudo”.

La ley de talles

 La tabla de medidas que usa Jesi es única, fue confeccionada por ella y un trabajo de relevamiento entre distintas mujeres, “conocidas, hermanas, mi abuela, yo misma y demás” enumera, “la ley de talles es algo súper positivo que va a aportar sustancialmente a la diversidad de cuerpos”.

“La tabla de talles que se usa en Argentina no tiene nada que ver con nosotros, está basada en otro país, no coincide con nuestra realidad”, destaca, “me guié con los cuerpos a mi alrededor, cuerpos reales”.

Es imposible abarcar todos los cuerpos, cada uno es único, es muy difícil estandarizar, sólo existe un general que se adaptan por una cuestión de comodidad a determinado cuerpo”, detalla.

Mujeres reales

La imagen de Sucundum devuelve mujeres del entorno de Jesi, “está mi abuela, mis hermanas, compañeras de la facultad, amigas de la vida”, puntualiza, “hay algo de romper con los estereotipos que te dicen que tenés que tener cierto cuerpo para pertenecer o para poder ponerte determinada prenda”, explica, “en muchos casos es un antes y un después para muchas chicas, se trata de mostrar un producto en un cuerpo”.

Sucundum como marca

Se trata de espontaneidad, de cosas de la vida cotidiana. Si hago una malla nueva, me saco una foto y de fondo están los perros, la mesa llena de cosas y eso es espontáneo”, cuenta y apunta que también le dedica bastante tiempo al tránsito de animales, “también están las otras fotos, las súper cuidadas y es válido también, no es necesario mostrar algo que no soy, de eso se trata, mostrar la diversidad en todas sus aristas. De que la gente se sienta cómoda, sin prejuicios, respetando los procesos individuales de cada uno, respetando ese momento íntimo de probarse una malla, seas del género que sea, la relación con el cuerpo no tiene género ni edad, muchas personas también se ven condicionadas por la edad”.

Ser emprendedora

Jesi es una máquina hacedora de cosas, “hago moldería para marcas, además de las mallas”, cuenta, “las temporadas van mejorando año a año, esto es muy fluido, todo es orgánico en las redes, prefiero el boca a boca, la recomendación, aunque parezca difícil pero no, es paso a paso. Desde septiembre hasta marzo es un período muy bueno, luego es saber administrarse en el resto del año, además de vivir en Argentina, donde la plata, con el tiempo, no vale lo mismo, pero no obstante tiene que ver con esto, el cómo ser emprendedor en este país. Si lo pienso así, es muy positivo”.

Instagram: @sucundumsucundum 

Comentarios

22/1/2022 | 18:37
#2
Abrazo a esta emprendedora-amiga! Siempre reinventándose y tirando para adelante!! Bravo Je!! (Obviamente también tengo mi Sucundum) 💚
22/1/2022 | 14:19
#1
Cuando llegue la diabetes que hacemos?
22/1/2022 | 09:17
#0
como sera de positivo emprender algo en este pais que cerraste el local para vender online.