COVID-19

Crudo testimonio de quien tuvo el virus y la pasó mal

Fernando Celis Ricci estuvo internado en el Hospital Municipal de Chivilcoy, por momentos temió por su regreso a casa, pero le puso garra, pensó en la familia y salió adelante. Tuvimos una charla con la intención de que la misma les sirva a todos aquellos que creen que este virus no es peligroso.
domingo, 21 de febrero de 2021 · 09:39

Siendo Fernando Celis Ricci, alguien que no es nativo de esta ciudad, sí que hace varios años que la habita y esposo de una chivilcoyana, se prestó a la entrevista con la sana intención de dar testimonio de la situación que vivió a raíz de haber contraído el COVID-19, para que les sirva a todos aquellos que no creen que este virus, tenga el poder que tiene y que te puede llevar a la muerte: “Un domingo empecé a sentirme mal, pensé que era diabetes, no venía cuidándome y creí que pasaba por ahí; me sentía raro y si bien uno en estos tiempos enseguida piensa que es coronavirus, pero tenía gusto, no tenía otra sensación; el lunes comencé a sentir dolor en el cuerpo, estaba peor y me aislé, dejé el negocio y Yaqui (mi esposa) siguió”.

“Empecé a tener fiebre, el jueves me hice el hisopado y me dio positivo, ya perdí el gusto, pero seguí en mi domicilio, pensé que podía superarlo sin internación; ya desde el jueves la fiebre subió y el domingo me fui al Hospital en la ambulancia, para esto tenía mucha fiebre, fui pensando que volvía, pero me internaron””.

Cuando le preguntamos si piensa hoy que esa semana en la que tuvo los síntomas y no se internó, lo pueden haber perjudicado, Fernando respondió: “Lo que pensé fue que el COVID va avanzando, es algo que no se puede ver, hay que llegar a sentirse así para como estuve a la semana, para internarse; nunca pensé que hubiera sido más liviano, el virus avanza y no hay forma de detenerlo, estuve diez días y no me podían bajar la fiebre. Cuando me internaron me hicieron todos los chequeos y fui directamente a Sala COVID; estuve casi siempre consciente, solamente dos veces perdí la conciencia y me desperté cuando me estaban bañando; seguramente me dormí producto de mucha fiebre y también por el cansancio de estar muchas horas despierto”.

Consultado por la posición en la cama, comentó: “Estuve siempre boca arriba, había que ponerse boca abajo, es mejor, pero era imposible por el dolor en los pulmones, por lo que buscaba ponerme de costado; boca abajo hace que uno se pueda recuperar más rápido, pero era tan fuerte el dolor en la espalda, que no podía soportarlo. Estuve diez días con fiebre, no la podían bajar. Solamente tomaba agua, no tenía ganas de comer nada. En la sala estaba con otros pacientes, pero cuando ingresé ellos estaban más recuperados y se fueron de alta a los tres o cuatro días.

La atención

Al referirse a cómo fue atendido, Fernando manifestó: “En el día me veían doce enfermeras, se van turnando, trabajan doce horas cada una, más el doctor Caprara, otros médicos del Hospital, la verdad que estuve muy bien atendido, estoy más que agradecido por la atención que tuve, nunca me dejaron solo; cuatro o cinco veces por día me chequeaban todo (diabetes, presión, fiebre). En esa situación te das cuenta que no somos nada, no puede entrar nadie a verte, no te pueden ver los seres más queridos, estás solo y esa soledad te hace pensar seriamente en tu vida”.

Al preguntarle si en algún momento es como que se entregó, respondió: “No, pero la apariencia, por la fiebre tan alta, daba esa sensación, pero la cabeza me funcionó siempre, era solamente fiebre, nunca tuve dolor de cabeza, tampoco el cuerpo, solamente el gran dolor en la espalda de acuerdo a la posición en la cama. Llegué a tener 39.6 y solamente bajaba a 38. Es la primera vez en mi vida que estuve internado”.

“Los profesionales me alentaban, me decían sos joven, no fumás, no tomás bebidas, todo eso ayudó mucho, siempre practiqué deportes; yo le preguntaba mucho a los médicos, a las enfermeras; tenía que saturar bien el oxígeno en sangre, el problema más importante al principio. También recibía los mensajes de la gente, a los que tengo que agradecerle tanto, amigos, clientes del negocio, pero no los contestaba porque me angustiaba mucho””.

El alta   

Fernando Celis tuvo el alta, pero siguió en su domicilio y recién en los últimos días comenzó a dar un vuelta por el negocio (es titular junto a su esposa de Mercado Mitre): “Cuando tuve el alta me hicieron el hisopado que salió negativo; se dio todo rápido; me volvió el gusto, como que recuperé todo; ahora tengo que seguir con el médico clínico para ver cómo andan los pulmones, la alimentación; por momentos siento cansancio, falta un poco el aire cuando hablo mucho, a la noche no puedo dormir; por ahí siento esa sensación de los medicamentos en la garganta. Perdí 15 kilos estando internado, perdí masa muscular, estuve seis días sin comer mientras estuve internado y los primeros días que volví a casa, tenía poco apetito. Desde que volví a casa, sueño con los clientes, es que uno está muchas horas en contacto diario con ellos.”

Al preguntarle qué pasó el primer día que regresó a su casa, con emoción respondió: “Llegué con 15 kilos menos, fue muy emotivo, nos pusimos a llorar todos; estaba débil, extrañaba la comida que hace Yaqui; Tiziana ayudó mucho a mi señora, fue su apoyo. Yaqui es incondicional, es increíble lo que se preocupó, lo que movió cuando la situación estuvo más crítica. Me acuerdo de una noche que me fue a ver el doctor Caprara y me acarició las piernas, fue una de las noche más difíciles; tenía mucha sed, pero ya no quería agua, el doctor me trajo algo para tomar con gusto a chocolate, allá en el fondo le pude sentir un poquito el gusto ”.

El mensaje  

Le pedimos que dejara un mensaje para los que piensan que el virus no es tan grave y dijo: “No soy ejemplo de nada, pero uno quiere dejar siempre lo mejor, hay que cuidarse, aunque lamentablemente te pasa igual, porque no puedo decir que no me cuidé y lo tuve igual. Cuando estás ahí no hay nada, ni la plata, ni la medicación, no hay nada que te puedan dar para salir; te das cuenta que en la vida estamos de paso y ojalá sirva este testimonio; te hace pensar la vida de otra manera”.

Comentarios

22/2/2021 | 09:13
#0
Qué buen testimonio. Se necesitarían muchos más y que cada uno cuente su experiencia para que de un buena vez, aquéllos que no se cuidan y no cuidan a los demás, tomen conciencia de la gravedad de esta situación que estamos viviendo. Hace casi un año del inicio de la cuarentena y hay gente que todavía no sabe cómo se debe colocar el tapabocas o directamente no lo usa. No sé si es ignorancia, si es el a mí no me va a pasar, o me molesta para respirar (el respirador molesta más.) Sumen testimonios. Gracias.
22/2/2021 | 09:12
#-1
Qué buen testimonio. Se necesitarían muchos más y que cada uno cuente su experiencia para que de un buena vez, aquéllos que no se cuidan y no cuidan a los demás, tomen conciencia de la gravedad de esta situación que estamos viviendo. Hace casi un año del inicio de la cuarentena y hay gente que todavía no sabe cómo se debe colocar el tapabocas o directamente no lo usa. No sé si es ignorancia, si es el a mí no me va a pasar, o me molesta para respirar (el respirador molesta más. Sumen testimonios. Gracias.