Día Internacional de la No violencia a las Mujeres

El maltrato y la violencia en primera persona

Con pedido de publicación llegó a nuestra redacción el relato, el análisis y el agradecimiento de una valiente comunicadora social de Gorostiaga, víctima de violencia de género, que logró salir de esa estremecedora situación
jueves, 25 de noviembre de 2021 · 08:00

Hace un año y casi dos meses más, pasaba una de las noches más duras de mi vida: Inimaginable y dolorosísima. Los que pasaron por este sentimiento y experiencia saben de lo que hablo. Sólo tenía en mi cabeza las imágenes trágicas de mujeres muertas, lastimadas, quemadas vivas, descuartizadas o desaparecidas por los noticieros de la televisión, los cuales tuve que dejar de ver porque repetir esas imágenes en mi retina me perforaban el corazón.

Ese sábado no fue un Día más…Fue un Basta. Basta al Maltrato y Basta a la Violencia de mi ex pareja. Basta al Temor, la Ira, el Dolor y la Ignorancia de No saber cómo decir Basta. En la televisión vemos imágenes de las familias perdiendo a sus mujeres queridas, madres, esposas, hijas, hermanas, sobrinas o el parentesco que sea. Y seguramente también se dan casos de hombres maltratados, violentados y asesinados, no se ven en los medios de comunicación pero deben existir también. El caso es lo que yo viví en carne propia, una mujer adulta, profesional, con una trayectoria de vida de larga data, con muchas herramientas a su disposición pero que ese día no sabía qué hacer y lo único que le salió de las tripas fue un “Hasta acá llegue”.

Pedí ayuda y denuncié. Llamé a la policía y me fui de mi Hogar con ella. Rumbo a lo desconocido pero con la esperanza de terminar de padecer eso que me estaba lastimando desde el alma hasta la piel.

Saber que cada 30 horas o 24 horas muere una mujer por violencia de género es estremecedor. Una verdadera locura. Saber que desde el Estado se hace muy poco también es más locura. Que no hay seguimiento de los casos ni de las denuncias por violencia, más locura y que no bastan las políticas gubernamentales no es locura sino desatención completa a una problemática que atañe a muchas instancias del Estado y del ámbito privado de las personas y que sin ayuda es imposible de subsanar. Violencia más violencia. Vivimos en una Sociedad desarticulada entre la razón, la conciencia y el planeamiento de cómo resolver nuestros problemas más allá de las paredes de una casa, de un Estado desbastado por las causas urgentes, sorpresivas e inesperadas, de noticias que circulan siempre entre la desidia, la injusticia y la desatención, cero prevenir, cero contemplar los hechos, cero proyectar ni planificar. No tenemos la felicidad y la paz comprada ni ahora ni nunca. Pero se trata de gestionar nuestros conflictos como sociedad. Políticas de Estado.

Recibimos violencia de muchas partes y formas, la que No esperamos ni deseamos es la de la persona que nos ama o nos cuida supuestamente. Violencia laboral e institucional, social y personal. A toda esa dije “Basta”

Una sociedad que desde el hablar es muchas veces machista y discriminatoria y sobretodo Violenta. Una forma de ver las cosas desde la discriminación por género, edad, rasgos étnicos, sociales o simplemente por ser distintos. Y esto también es violencia. Estas líneas son para reflexionar sobre este nuevo 25 de Noviembre como el Día Internacional de la No Violencia machista y agradecer a todos los que me ayudaron y acompañaron: El oficial de policía, encargado del Destacamento de Gorostiaga, Luis Romero, quien me llevo a la Comisaría de la Mujer y la Familia, al personal de la Comisaria, a la Dirección de Género y Políticas públicas de la Municipalidad de Chivilcoy, a las chicas del Centro Hogar de Protección a las víctimas de violencia, Marina, Gaby, etc., que tan bien me atendieron y contuvieron más de una semana, al Oficial de Polícia Marcos y su Sra. Nancy, vecinos de Gorostiaga, al Sr Delegado de Gorostiaga, Fabián Simionatto, a las vecinas referentes de la Dirección de género, Titi, Susana y Erica, que tanto me ayudaron. Marcela y Marta, mis queridas vecinas y sobre todo agradecer infinitamente a la excelente y brillante profesional, la Licenciada María Soledad Ríos, que sin su profesionalismo y su humanidad por sobre toda las cosas, no hubiese podido salir adelante. Simplemente ¡¡Infinitas Gracias!! ¡A Todos!!!   

Carmen Villarroel

D.N.I 18.788.543  

Comunicadora Social y Profesora en Ciencias de la Comunicación Social. Docente. Gorostiaga, Chivilcoy.

Comentarios

26/11/2021 | 00:26
#1
Que fortaleza y desición!!!!! Te felicito , Así se hace , que nos respeten . Nadie tiene derechos de maltrato para con el otro . La vida es una sola , saber ser fuerte y decidida es de un valor incalculables!!!! . 👋👋👋👋❤️
25/11/2021 | 18:32
#0
Muy valiente su relato, fuerza!!!!!!! Hay que respetar y no permitir la discriminación