En Chivilcoy

Se conmemoró el Día de la Soberanía Nacional

El homenaje local se realizó en la tarde de ayer, al pie del monumento a Juan Manuel de Rosas.
sábado, 21 de noviembre de 2020 · 09:34

Se llevó a cabo el acto con motivo del Día de la Soberanía Nacional en el monumento a Juan Manuel de Rosas en la Plaza Principal, presidido por el intendente municipal Guillermo Britos, quien ya había regresado desde la ciudad de San Pedro, donde participó del acto nacional que tuvo las asistencias del Presidente de la Nación y del Gobernador de Buenos Aires

Junto a Britos estuvieron los componentes de la comisión permanente de Homenaje a Juan Manuel de Rosas, entre quienes se destacaron Oscar Marchesini, Juan Antonio Larrea, Juan Palazzo y Néstor Martino, además de todos los secretarios del gobierno local, encabezados por la jefa de Gabinete Marcela Sabella.

No hubo discursos, teniendo en cuenta la situación de pandemia, solamente Britos, acompañado por los miembros de la Comisión de Homenaje colocaron una ofrenda floral, al pie del monumento del brigadier general Juan Manuel de Rosas, en la plaza 25 de Mayo.

Cabe remarcar que en esta fecha se recuerda la Batalla de la Vuelta de Obligado, que tuvo lugar el 20 de noviembre de 1845, en donde se enfrentaron la marina anglo-francesa y la Confederación Argentina liderada por Juan Manuel de Rosas, sobre el Río Paraná. El combate es recordado como uno de los momentos más significativos de la historia del país. Aunque la flota anglo-francesa ganó la batalla, se vio obligada a aceptar la soberanía argentina sobre los ríos interiores, hecho convertido en una gesta patriótica.

Comentarios

21/11/2020 | 22:54
#0
7) - En la actualidad, al estar en vigencia el tratado del Mercosur, que busca promover la integración regional, es impensable volver a prohibir la libre navegación de nuestros ríos interiores a la navegación internacional y por ello está permitida con las limitaciones que establece el art. 26 de nuestra Constitución Nacional.
21/11/2020 | 22:52
#-1
6) - También hemos perdido soberanía por los negociados y actos de corrupción de la mayoría de quienes rigieron los destinos del país cuando negociaron con los extranjeros sin defender nuestros intereses, pero no por la libre navegación de nuestros ríos interiores. En la reforma constitucional de 1949 se estableció por medio del artículo 18 nuevamente una limitación a la libertad de navegación de los ríos interiores, en aquellos casos en que se pudiera ver afectada “la seguridad o el bienestar nacional”. La reforma tenía como objetivo permitir la represión del contrabando, que se había extendido y dejaba abierta la posibilidad de cobrar derechos de paso. Esta Constitución fue derogada el 27 de abril de 1956 por medio de una “proclama” del dictador Pedro Eugenio Aramburu, quien restableció la Constitución Argentina de 1853 con sus reformas de 1860, 1866 y 1898 en tanto no se opusieran a los fines de la autodenominada Revolución Libertadora que había derrocado al General Perón en 1955.
21/11/2020 | 22:30
#-2
5) -Rosas consideró que permitir la libre navegación de nuestros ríos interiores era menoscabar nuestra soberanía, sin embargo, al sancionarse la Constitución Nacional de 1853 se aprobó el artículo 26 que actualmente nos rige y que establece lo siguiente: “La navegación de los ríos interiores de la Nación es libre para todas las banderas, con sujeción únicamente a los reglamentos que dicte la autoridad nacional”. Todos sabemos que la vigencia de este artículo no ha afectado a nuestra soberanía. Nosotros, los argentinos, hemos perdido soberanía porque nuestros dirigentes han adoptado políticas económicas liberales que no difieren de las que aplicó Rosas entre 1829 y 1832, durante su primer gobierno o de la que aplicó después de 1841 cuando dejó sin efecto su Ley de Aduana de 1835 y su proteccionismo económico.
21/11/2020 | 22:23
#-3
4) - Además, hay que tener en cuenta que para ambas potencias una intervención militar tan lejos de sus respectivos territorios tenía un costo que se compensaba cuando se lograba abrir un nuevo mercado o ventajas económicas, (que era lo que buscaban), pero no cuando los fines que se perseguían eran más idealistas como la libertad del pueblo de Buenos Aires. Por lo tanto, pensamos que tal vez el combate de la Vuelta de Obligado y otros que le siguieron se podrían haber evitado y las vidas que en ellos se perdieron se podrían haber salvado si Rosas les hubiese ofrecido a Francia e Inglaterra la libre navegación de nuestros ríos interiores a sus buques mercantes a cambio de que no intervinieran en nuestras guerras civiles, ni en la guerra que los unitarios (Partido Colorado) y los federales (Partido Blanco) de Uruguay estaban librando.
21/11/2020 | 22:20
#-4
3) - Tal vez, podemos conjeturar, que si Rosas hubiera permitido la libre navegación de nuestros ríos interiores el bloqueo anglofrancés no se hubiese producido, pues el interés económico fue la causa fundamental del mismo y sin ella las otras razones: el pedido de ayuda de los unitarios para salvar al pueblo de Buenos Aires de la tiranía de Rosas y la presencia -supuestamente temporal- de las tropas argentinas en la Banda Oriental; las que se retirarían una vez que el presidente legítimo Manuel Oribe recuperara el gobierno, no eran tan importantes para Francia e Inglaterra como para hacerle la guerra a alguien que los favorecía concediéndoles ventajas comerciales.
21/11/2020 | 22:16
#-5
2) - Estas medidas alteraron la tradición hispana sobre navegación fluvial que nuestro país había continuado hasta la caída de Rosas. Esto le permitió a la Confederación Argentina, que presidía Urquiza, mejorar sus relaciones con Paraguay, que ya no quedaba incomunicado con el exterior, con Brasil (que lo había ayudado a derrocar a Rosas con dinero, soldados y armas) y que gracias a estas medidas podía sacar su producción del sur de su territorio por estas vías navegables y con las grandes potencias deseosas de abrir nuevos mercados.
21/11/2020 | 22:15
#-6
1) - Sobre esta fecha quiero compartir algunas reflexiones que constituyen una nueva mirada sobre el tema. Urquiza después de la caída de Rosas, mientras ejercía el cargo de Director Provisorio y era el encargado de las Relaciones Exteriores, firmó un decreto el 3 de octubre de 1852 permitiendo la libre navegación de nuestros ríos interiores (Paraná y Uruguay) a todo buque mercante y ratificó esta política el 10 de julio de 1853 cuando firmó un tratado con el Reino Unido, Francia y Estados Unidos mediante el cual le reconocía a éstas naciones el derecho a navegar por el Río de la Plata y sus afluentes.