Básquet

Cuando San Lorenzo pisó fuerte en la Provincia

Entre los últimos días de febrero y los primeros días de marzo de 2011, el equipo de nuestra ciudad se consagró Campeón Provincial de Clubes y logró el ascenso al Nacional de Clubes, que luego se llamaría Torneo Federal
viernes, 22 de mayo de 2020 · 09:41

Dentro de los equipos afiliados a la Asociación Básquetbol Chivilcoy, hubo dos que se consagraron campeones del Torneo Provincial de Clubes Mayores, que por diferentes motivos luego no llegaron a jugar el Campeonato Nacional de Clubes: Ciudad de Chivilcoy en la temporada 1995 (no había ascenso directo) y Los Millonarios de Bragado en la temporada 2008/09 (desistió por falta de presupuesto). Durante muchos años hubo diferentes instituciones que participaron del Provincial, con mayor o menor éxito, pero sin llegar al objetivo de ser campeones y ascender. Hasta que finalmente se le dio a San Lorenzo en en la temporada 2010/11, con un equipo formado por jugadores locales y refuerzos de la zona, que bajo la conducción de Diego D’Ambrosio cumplió una gran campaña y coronó el ascenso al Campeonato Nacional de Clubes festejando el título.

En la temporada anterior (2009/10) no había tenido una buena experiencia, ya que se había armado un equipo con muchos nombres importantes, pero que a la hora de funcionar como conjunto, no lo pudieron hacer. Los dirigentes y el cuerpo técnico encabezado por Diego D’Ambrosio aprendieron la lección, y armaron un conjunto que, para esa época y a ese nivel, era realmente importante. De la temporada anterior quedaron muy pocos (el chaqueño Ezequiel Meza y el juvenil Maximiliano Ciancio); además, “repatriaron” a un joven Alejo Barrales (venía de jugar la Liga “B” con Colón de Santa Fe) y se apoyaron en toda la experiencia y calidad de un grupo de jugadores de la zona con gran trayectoria, en los cuales el técnico confiaba ciegamente: Fermín Cassani, Javier Corniglia y Juan Pablo Cassani de Bragado, Adriano Di Biaggio y Amiel Márquez de Junín, más el pivot Leandro Saavedra que venía de jugar la Liga “B” anterior junto a Barrales.

Los primeros encuentros de la fase inicial fueron marcando el rumbo y mostrando que el equipo estaba para cosas importantes, clasificando para los mano a mano, aunque faltaba el salto de calidad. A partir de los play off llegó ese cambio con las incorporaciones del pivot platense Juan Luis Abeiro y el ala pivot bragadense Herman Banegas. A la hora de los cruces, primero fue Teléfonos de Mar del Plata, al cual se le ganó por 2-0 (95-86 de visitante y 76-60 de local), pero en cuartos de final llegó Liniers de Bahía Blanca con desventaja de localía; el primer juego en Chivilcoy fue triunfo por 79-70, pero la revancha en el sur fue derrota por 62-60 y había que jugar el tercer punto en una cancha demasiado brava; sin embargo, el equipo jugó un partidazo como visitante y se quedó con el triunfo por 82-69 y la clasificación. La semifinal (donde el ganador ascendía) fue ante Estudiantes de La Plata, y fue derrota como visitante por 79-70. Había que ganar los dos partidos en casa; el primer fue por un ajustado 86-83, pero a la hora del tercer punto, todo comenzó terriblemente torcido y llegó a perder 43-21 al término del primer tiempo. Allí floreció otra vez el corazón, y con el empuje del público, San Lorenzo dio vuelta un partido increible, ganó por 65-63 y consiguió el ascenso. Faltaba la frutilla del postre: la final, y fue ante San Martín de Junín, donde el equipo de Chivilcoy no dejó dudas y se impuso por 2-0 (81-63 en Chivilcoy y 93-69 en Junín), coronando una campaña fantástica que lo depositó en el Campeonato Nacional de Clubes, certamen que a los pocos días de esta consagración, pasó a llamarse Torneo Federal.

La noche del título

La nota publicada en el Diario LA RAZON el miércoles 2 de febrero de 2011, expresaba lo siguiente acerca de la consagración de San Lorenzo como campeón del certamen: “El equipo de San Lorenzo se consagró anoche campeón del Torneo Provincial de Clubes, al vencer como visitante a San Martín de Junín por 93 a 69 en una actuación histórica, sin fisuras, que minimizó a un rival que llegaba invicto como local y ostentando nada menos que el número uno de la fase regular. Los dirigidos por Diego D'Ambrosio protagonizaron un gran encuentro, y apoyados por la muy buena cantidad de público llegado desde la ciudada de Chivilcoy, terminaron festejando a lo grande en el centro del Estadio 'Alcides Schiavone' y ante el público juninense, que respetuosamente se quedó y aplaudió la consagración chivilcoyana. De esta manera, San Lorenzo coronó una campaña histórica que lo pone en el básquet grande; los jugadores y el cuerpo técnico, verdaderos artífices de este logro, terminaron colmados de felicidad luego de siete meses de sacrificios, de negarle horas a la familia y de brindarse por una causa que estuvo clara desde el principio. En este momento de gloria no debemos olvidar el grupo de dirigentes, que aprendió la lección y supo conducir de la mejor manera todo lo relacionado con el torneo, festejando también a lo grande la inserción en el nivel nacional. El equipo, que supo hacerse fuerte en Mar del Plata, luego nada menos que en Bahía Blanca, que sacó fuerzas de donde no había cuando todo parecía perdido ante Estudiantes y que anoche, en un escenario habitualmente esquivo, fue torazo en rodeo ajeno y se consagró campeón de la mejor manera.

El partido

En cuanto al juego, San Lorenzo hizo todo bien desde el minuto inicial, con un buen juego colectivo y anulando las virtudes de San Martín, sacó rápidas diferencias para doblar a su rival al término del primer cuarto (26 a 13). La tendencia siguió en el comienzo del segundo parcial e inclusive se llegó a sacar 19 puntos cuando promediaba el cuarto (34 a 15), pero una corrida de San Martín encabezada por Martín Pasquinelli (13 a 2), puso puntos suspensivos al futuro del juego al finalizar el primer tiempo (42 a 32). De todas maneras, San Lorenzo contestó con la misma moneda en el comienzo del tercer cuarto con un parcial de 11 a 0 para sacar una máxima de 22 (57 a 35) cuando se jugaban 5 minutos, aunque San Martín no se entregó y encabezados por Renzo Diperna, achicó la desventaja. En el cierre del tercer capítulo, Alejo Barrales tuvo mayor protagonismo en la conducción y San Lorenzo otra vez se alejó a 18 (63 a 45), y en el último cuarto no fue partido, porque poco a poco el equipo de Chivilcoy fue edificando una sólida victoria y, al igual que en el partido disputado en nuestra ciudad, el técnico Diego D'Ambrosio se dio el lujo de finalizar el juego con Gonzalo Sotelo y Darío Alsina en cancha. Finalmente el resultado fue de 93 a 69 (hubo una máxima de 27 puntos, 79 a 52 cuando quedaban 6 minutos) y los festejos interminables que incluyeron el corte de redes ante la atónita mirada del público de Junín. Nada menos. ¡Salud San Lorenzo! ¡Salus Campeón!

Síntesis

Arbitros: Fabricio Vito (La Plata), Martín Ibáñez (San Nicolás) y Aitor Aramayo (La Plata)

Parciales: 26 a 13, 16 a 19 (42 a 32), 21 a 13 (63 a 45) y 30 a 24 (93 a 69) para

San Lorenzo San Martín de Junín (69): Nicolás Godoy (3), Maximiliano Asán (4), Pablo Martínez (8), Renzo Diperna (15), Luciano Cóppola (4) (formación inicial); Fernando Barraza (4), Marcelo Schiavone (7), Martín Pasquinelli (14), Matías Angelis (6), Pablo Demaría (2), Francisco Barbi (2) y Facundo Lucci. DT: Mario Andrade.

San Lorenzo de Chivilcoy (93): Adriano Di Biaggio (14), Fermín Cassani (10), Amiel Márquez (11), Javier Corniglia (15), Juan Luis Abeiro (15) (formación inicial); Alejo Barrales (6), Herman Banegas (9), Juan Pablo Cassani (1), Maximiliana Ciancio (4), Ezequiel Meza (6), Gonzalo Sotelo (2) y Darío Alsina. DT: Diego D'Ambrosio.

Comentarios