DelOeste Art. y SEP Filial Chivilcoy - Reseñas literarias

DelOeste Art. y Sociedad de Escritores de la Provincia (SEP) Filial Chivilcoy convocan a diversos escritores para realizar reseñas sobre libros de autores a nivel nacional. 
jueves, 9 de septiembre de 2021 · 12:07

DelOeste Art. y Sociedad de Escritores de la Provincia (SEP) Filial Chivilcoy convocaron a la escritora Zulma Zubillaga para realizar la reseña del libro: "Pantano de Fuego" de la escritora-poeta Susana Cattaneo Corona - (Enigma Editores)

 

    Un libro de poemas no puede concebirse sino desde las palabras. Pero si a las palabras, los significantes,  les quitamos ese marco de coherencia que los hace aprehensibles, coherentes dentro de un discurso; y si ellos, además, establecen entre sí vínculos de ritmo y de belleza y de sentido,  entonces, habrá poesía. Y Pantano de fuego, el poemario de Susana Cattaneo, no es ajeno a esa extranjería que la escritura poética imprime a la obra: porque en la cotidianeidad de muchos textos podemos lucubrar otros sentidos, virar la mirada hacia un asunto que yace, se deja entrever. 

   En la primera selección de poemas del libro, estos fluyen en forma de relatos poéticos que enlazan paisajes e intemperies cuya travesía es el lenguaje: “El misterio se viste con una capa de tormenta, con guantes invisibles, con sandalias que recorren mañanas inciertas y siglos.” También lo cotidiano deja su huella en una escritura que parece hurgar por donde pasa; deja rastro para que el lector prosiga: En el cuarto hay un ropero; en un cajón oculto, entre sábanas perfumadas, duerme una canción cuya letra no puede leerse. Sólo se percibe el tacto suave de una mirada. Y así va cediendo la palabra su lugar al discurso, va creando vínculos que hacen posible la poesía, la construyen desde una densidad expresiva que remite a la vida: Hay un espejo de sol en el cuarto de la pena. Por el techo, pies de cristal opaco y transparente dejan marcas semejantes a las primeras huellas de la vida.”

   Ya en la segunda selección de poemas, el ritmo se impone como una danza que prefigura el canto para que alumbre la voz sus criaturas: Entre balbuceos de corales / nace una niña / con el sol en las manos / y la libertad en la frente. /  Y es en la palabra donde es posible hacer del tiempo un camino inverso, y de la historia, un juego de sombras: Acaso hoy sea / la resurrección de lo que no, de lo que nunca, / el tiempo de vivir las intemperies… / Y entre lo que se expresa  y lo que se oculta solo hay una fisura, un ritmo que marca la lectura: Perfuma de lluvia el deseo de estar vivo. / No sé si logro rozar su ser en el lugar que habita. / Porque no todo lo que ha sido signado en el discurso es lo que se exhibe: siempre hay un espacio en el que habitan las cosas que no pueden ser nombradas: La brisa tan suave y leve / llega de estaciones que nunca existieron. / Hay perfume a eternidad en este mundo fuera del mundo. /
   

   Y de este modo, en el devenir de los poemas, de los textos que configuran este Pantano de fuego, puede el lector ir trazando correspondencias entre paisajes, atravesar los tiempos verbales sin omitir el presente ni el futuro, dejarse conducir por una voz que va marcando huellas para ser descubierta, reconocida, acompañada. Y en esa compañía encuentra sentido la escritura; es en el modo plural donde se conjuga el sentido de una obra que va dejando rastros, señuelos de humanidad y de belleza para ser encontrada. 
          

                                                                                                                                          Zulma Zubillaga
                                                                                                                    Chivilcoy (pcia de Bs As) septiembre 2021
   

Comentarios

9/9/2021 | 17:17
#1
Gracias a vos, Susana, por habernos prestado tu voz, por habernos permitido recorrer el camino del poema que se deja decir para ser escuchado, compartido. Así es como se construye el sentido del mismo: se alimenta en la mirada. Para eso la poesía: para celebrar y repartir. Celebremos, entonces, Susana. Un cálido abrazo.
9/9/2021 | 13:50
#0
Zulma, agradezco de corazón tus palabras sobre mi libro. Has captado la esencia de lo que quise transmitir, frente a lo cual siempre sentimos que no se pudo del todo. Vos pudiste entrar a esas muy pequeñas grietas a través de las cuales puede hacerse esa mirada. Vuelvo a agradecerte. Aquí también no alcanza el lenguaje para agradecer. Te envío un cariñoso abrazo.