Retenciones: desde el campo cuestionan los anuncios y los califican de duro golpe

Luego que el Gobierno nacional anunciara cambios en las retenciones, desde las principales entidades del agro salieron a cuestionar las medidas y aseguraron que será un golpe para el campo.

RURALES | 

 

El presidente de Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Matías de Velazco dijo que "por supuesto" las retenciones son algo que ven mal desde el sector, mientras que el titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, sostuvo que "es un golpe durísimo al campo". En tanto, la Sociedad Rural (SR) reiteró que "los derechos de exportación son instrumentos distorsivos". 

"Nos gustaría ver poner el hombro a muchos sectores que son muy poderosos y se manejan en el mercado interno, como la obra pública", dijo de Velazco. "El Presidente habló mucho del achicamiento del Estado Nacional, pero queremos ver que hagan lo mismo provincias y municipios; sino la Nación restringe a la provincia, la provincia a los municipios, y los tres niveles a nosotros los privados", criticó.

"Si queremos vivir la última crisis, que el Estado haga el ajuste que tenga que hacer", sentenció. "El presidente no ha podido sostener su palabra y esto es malo para el país", criticó el dirigente de Carbap, quien evitó hablar de una futura protesta del sector.

En tanto, Chiesa calificó a las retenciones como un "mecanismo nefasto", por lo que se mostró preocupado con los anuncios. "Hay sectores que la están pasando muy mal como los tamberos, avícolas y porcinos. El panorama es muy complicado en el sector agropecuario", dijo.

"No nos consultaron nada, ya con el hecho consumado. Esto lo venimos hablando. Se va al 28,5 para el poroto y 26,5 para harinas y aceites. Hay otra cosa, ellos juegan con los ingresos, y los costos y el gasoil con precio internacional, y la tasa del 60%, quien la paga", señaló Chiesa. Y en este sentido, el dirigente rural señaló: "Es un golpe durísimo al campo".

Por su parte, el presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), Omar Príncipe, aseguró que  las medidas del Gobierno "no son buenas noticias", y también habló de preocupación. "Lo primero a decir es que las medidas afectan a muchos sectores, pero desde la Federación Agraria debemos hablar en primer lugar por los pequeños y medianos productores a los que representamos, a lo largo de todo el país", lanzó.

En este sentido, recordó que "se trata de un segmento de la producción que ya venía complicado, con falta de financiamiento, inflación y suba de tarifas, más altísimas tasas de interés. Nada de lo anunciado hoy, apunta a solucionar esos problemas, ni se recoge ninguna de las propuestas que hemos acercado al gobierno nacional en los últimos meses".

El titular de Coninagro, Carlos Iannizzotto, aseguró que los anuncios no han sido una buena señal para el campo ni para la economía. "Han tenido una mirada fiscalista y la solución es la que hemos visto muchas veces: más impuestos. No hay un mensaje claro de mayor productividad y empleo", agregó.

Finalmente, la Sociedad Rural reiteró que "los derechos de exportación son instrumentos distorsivos que desalientan la producción, la inversión, el empleo y el comercio exterior, como quedó demostrado en varias oportunidades a lo largo de la historia". 

"Creemos que debieran existir herramientas superadoras para lograr la generación de recursos fiscales, que incluyan a todos los sectores económicos. El impulso a la producción es la solución que la Argentina necesita en el contexto de la emergencia cambiaria que arrastramos desde hace meses", aseguró la entidad rural a través de un comunicado.

En el escrito se destaca que el mensaje de esta mañana del presidente Mauricio Macri "reflejó urgencias y una solicitud específica a todos los sectores exportadores de bienes y servicios". "Si bien en esta oportunidad también se solicitó un esfuerzo compartido con otros sectores exportadores, insistimos en que la contribución mayor debe hacerse desde el lado de la reducción del gasto público improductivo, sin dejar de atender las necesidades de los sectores sociales más vulnerables", agrega.

Los $4 por dólar que las exportaciones primarias tributarán desde ahora implican, en el caso del maíz y el trigo, el equivalente a retenciones de entre 10% y 11% en función de un tipo de cambio que se mueva entre $37 y $40. En el caso de la soja -las retenciones bajan al 18% y se aplica la carga- el nivel efectivo rondaría el 28,5%, según expertos del sector. También habrá una reducción al 18% en harinas y aceite de soja, productos que Argentina exporta más que el poroto de la oleaginosa. En ese caso, el pago será de $3 por cada dólar exportado; así la presión efectiva es del 26%. 

Más Noticias