Cuanta humildad!

HUMOR | 

Un ricachón tenía como empleada doméstica a una joven muy linda,
pero con muy poca cultura.
Luego de poca conversación y muchos tragos, pasaron una noche apasionada de máximo placer y al día siguiente, el ricachón le dijo a la humilde muchacha:
"Domitila, estoy muy agradecido contigo, la noche que me has obsequiado fue maravillosa. Pídeme lo que sea que yo te lo doy con gusto....
Ella le contesto: ayyy... Siñor... Yo quiero una flor......!!!
El hombre se conmueve y piensa: que ternura,!

! Cuanta humildad! ¿Solo eso? ¿de cuál quieres? Te doy todo un ramo, ¿rosas...? ¿Claveles...? ¿Orquídeas...?
Por favor Domitila... Escoge la que gustes....
No siñor!!! Contesta ella..... Yo quiero una flor esplorer 2018... Negra... Como la di su siñora!!

 

Más Noticias