Francisco José Falabella

sábado, 13 de junio de 2015 · 00:00

Un político de raza

Si hay un político que dejó su impronta en los últimos cincuenta años de la política y el quehacer chivilcoyanos, ese fue sin dudas el Dr. Falabella.

Conservador a ultranza. Muy buen orador. Se negaba a reconocerse como uno de los últimos caudillos políticos, habituales en la historia de los comienzos y mediados del siglo pasado.

Una rica trayectoria donde tuvieron cabida actividades como la docencia, el juzgado -fue juez del Crimen en Mercedes, después de la Revolución del '55- Comisionado Municipal. En 1957 fundó el Partido Conservador. En 1960 fue diputado provincial. Ese mismo año se desempeñó como presidente de la conducción provincial de su partido. Desde 1973 al '76 ocupó una banca en la Cámara de Diputados de la Nación. Cuenta que trabajaba enormemente, de las seis de la mañana a las 10 de la noche. Formaba parte de ocho comisiones, además de la labor parlamentaria, e intervenía en casi todos los debates.

A pesar de su perfil más ejecutivo que parlamentario, no pudo cumplir su sueño de ser intendente.

Se dio tiempo para la sensibilidad política cuando allá por el '96 decía que "es un crimen que haya chicos que se están muriendo porque no tienen medicamentos y hasta esta ciudad, que alguna vez fue opulenta, ahora tiene miseria en los estratos más pobres. Yo no veo capacidad ni buena fe en la gente que gobierna". También decía que el representante del pueblo que roba dinero del Estado o que medra con el poder para enriquecerse, está robando algo más que dinero. Está robando millones de gotas de transpiración del pueblo.

Nacido en 1920, en el barrio de la Capilla del Carmen, falleció en Chivilcoy, el 11 de febrero de1998.
 

Comentarios