Familia Andreoli

sábado, 13 de junio de 2015 · 00:00


Lejos quedó aquél tractor Deutz de 50 HP, de los primeros engomados, con el que los hermanos Andreoli comenzaron a recorrer, a fines de la década del 50, los campos propios y los que trabajaban a porcentaje en la zona de Moquehuá.

Zita, Luis (fallecido), Dante, Mario y Claudio son los hijos de Constante que llegaron en 1958 evitando los conflictos bélicos de Europa y con la cultura del trabajo rural bajo el brazo, la que mantuvieron en nuestro país, creciendo en forma constante hasta nuestros días.

La bolsa era la forma de acopiar el cereal; pero llegó el momento del almacenamiento a granel y a comienzos del 70 comenzaron la construcción de silos, lo que actualmente llegó a la capacidad de acopio de 220.000 toneladas entre las plantas de Moquehuá, Chivilcoy y Benítez, ubicando a la firma local como una de las más importantes del país.

Servicio y seriedad

En un ambiente donde la palabra tiene valor, los Andreoli les fueron poniendo trabajo, seriedad y servicio, por lo que los productores de la región advirtieron una empresa firme y hacia allí se fueron volcando, lo que motivó a los hermanos Andreoli a conformar un equipo de gente muy capacitada, con más de 100 integrantes que hablan el mismo idioma, seguramente uno de los secretos que llevaron a esta realidad en crecimiento.

Producción propia en distintos puntos del país, acopio, comercialización nacional, exportaciones directas, actividades relacionadas con la producción agrícola, la rueda que mueve al país y que tiene a los Andreoli como un gran impulsor.

Historia familiar

El primer Andreoli llegado al país desde Italia fue José, en 1870; conoció las posibilidades y regresó a su tierra, pero prendió en su hijo Constante la idea de hacer la "América", por lo que en 1901 se instalaron cerca de la zona de Moquehuá.

Constante (hijo) regresa a Italia y lo sorprende la Guerra Mundial con todo lo que ello significó; vuelve a la Argentina con sus 5 hijos, 4 de ellos varones dejando Europa ante una eventual Tercera Guerra Mundial, por lo que en 1958 se produce la instalación definitiva de la familia en la zona de Moquehuá.

Zita es la hermana mayor que se encarga de la administración; Luis (fallecido en 1997) fue un empresario con mucha voluntad de trabajo; Mario está al frente de la producción, en contacto con los hombres de campo y Claudio cumple varias funciones entre lo comercial y lo técnico. Una auténtica sociedad de familia, en la que todos ocupan puestos diferentes, pero que saben complementarse cuando la circunstancia lo requiere.

Comentarios