Patronato de la Infancia

sábado, 13 de junio de 2015 · 00:00

La atención a la niñez desvalida

El Patronato de la Infancia fue la primera institución que se creó en Chivilcoy para asistir a la niñez desvalida y desamparada. El acta fundacional, de mayo de 1899, consigna que el Consejo Escolar, en vista de la dificultad de numerosos padres de no poder enviar a sus hijos a la escuela y de acuerdo a las opiniones emitidas por la prensa local, desea proveer y buscar el medio de ayudar a los niños menesterosos.

Pasaron ya 105 años y sin embargo las necesidades siguen siendo las mismas. Esa vieja acta fundacional cobra hoy absoluta vigencia. Parece haber estado redactada en estos días. Lo cierto es que el Patronato de la Infancia fue el primer lugar en darle albergue, alimentación y educación a miles de niñas, que a lo largo de su fecunda vida institucional pasaron por el añoso pero bien cuidado edificio de la calle Balcarce 110.

La primera presidenta de la comisión directiva fue Segunda C. de Loveira. En la actualidad, el Patronato está presidido por Célida Ratti de Nicieza.

Inicialmente la matrícula era mixta, pero en los últimos años alberga únicamente a niñas.

Un capítulo importante en la vida institucional lo marcó Lidia Pera de Ventemiglia ("Tita"), una mujer inolvidable, de múltiples iniciativas, quien ante una situación de dificultad -que siempre las hubo-, creó las Coronas de Caridad, como una fuente de recursos que permita el funcionamiento del Patronato. Bajo el lema "una flor se marchita, una oración llega al cielo..." la comunidad supo interpretar ese mensaje y ante la pérdida de un ser querido encontró en las Coronas de Caridad una forma de acompañar en el dolor a la familia del fallecido y a la vez contribuir con un aporte voluntario a despertar una sonrisa en cada una de las caritas de las 25 nenas que están institucionalizadas.


@IMAGEN1


Ilda Zuloaga, que condujo los destinos de la entidad, también dejó una impronta de su paso por la presidencia.

Y un personaje que forma parte del "historial", fue Juanita Ognibene. Llegó al Patronato como niña institucionalizada cuando sólo tenía 3 años y pasó allí toda su vida, hasta su fallecimiento. Fue una colaboradora incondicional y una figura que traspasó las distintas generaciones.

En la actualidad, es destacable la labor filantrópica de la comisión directiva, de la administradora, Dolores Garmendia de Russo ("Lolita") y de todo el personal, que permanentemente trabaja por mejorar la calidad de vida de las chicas, como así también por mantener en condiciones de confort y funcionalidad ese enorme edificio, cuyo mantenimiento insume gastos significativos.

Con el paso de los años, iban a surgir en Chivilcoy otras instituciones que desde el ámbito municipal darían respuestas a las crecientes demandas de los menores en riesgo. Hablamos de los institutos "Joaquín Barneda" y "Herminia Brumana".

Juanita Ognibene, un símbolo para el Patronato, junto a un grupo de niñas y niños, tomada en la década de 1980
 

Comentarios

16/6/2020 | 20:43
#0
Jamas me voy a olvidar como me pegaban y me maltrataron con solo 5 años en ese patronato en el año 1968-1969,,fue muy triste ,no me quedo un buen recuerdo