Cooperadora del Hospital Municipal

sábado, 13 de junio de 2015 · 00:00

Cuando una comunidad se moviliza, se ven los resultados...

En 1973, las autoridades municipales ven la necesidad de crear una Cooperadora para ayudar al Hospital. Se crea la primera comisión directiva y es así que un grupo de entusiastas vecinos asume la tarea de recaudar fondos con la preparación y venta un domingo de cien matambres al barro con gran éxito. Era el inicio de una larga y fecunda historia, que sigue su marcha hasta nuestros días. La tarea fue ardua y siguió con una campaña de socios, solicitud de donaciones y medicamentos. En marzo de 1974 el locutor Héctor Osvaldo Coggo se ofreció para realizar a través de L.T. 32 Radio Chivilcoy aquella inolvidable campaña titulada "En 72 horas, un millón para el Hospital". Permaneció tres días sin dormir recibiendo donaciones de todo tipo. A una hora de iniciada la campaña, tres empresas de Chivilcoy, Supertap, Nicieza y Taverna Hnos. y Envaril, donaron ese millón de pesos que hacía falta. Pero en total se recaudaron 32 millones, porque toda la comunidad se volcó decididamente a colaborar. La Cooperadora compró una ambulancia Ami 8 Citroën, en $ 3.800.000. En cuanto a lo hospitalario, la prioridad era construir habitaciones con baño privado. Pudo hacerse un pabellón de 12 habitaciones, que se inauguró en l978.

Para seguir recaudando fondos, se impuso lo que luego sería una tradición en Chivilcoy, repetido por otras instituciones: establecer un puesto de venta de choripán. La Cooperadora estaba presente en cada desfile o fiesta importante que había en la ciudad.

Pero se necesitaban aumentar los ingresos: faltaban consultorios y más habitaciones. En la mesa de reuniones surgió la idea de hacer rifas, sorteando una casa, un hecho inédito para Chivilcoy. La Cooperadora adquirió una propiedad, con mucho temor por cierto porque era a todo o nada. Y se lanzó la rifa, que se vendió bien, porque una vez más la gente depositó su confianza en la institución. Con lo recaudado, se inició la construcción de dos plantas con l4 consultorios en planta baja (550 metros cuadrados) y l3 habitaciones con baño privado en planta alta (500 metros cuadrados). Entusiasmados, los integrantes de comisión compraron un terreno y al año siguiente se construyó un chalet para rifar. A partir de entonces, fue norma hacer cada año la "Gran Rifa del Chalet". Este año se está rifando el chalet Nº 29.

Producto de las recaudaciones obtenidas, se siguió edificando, se compró aparatología, medicamentos, muebles, computadoras y otras necesidades, respondiendo a los pedidos que iba haciendo la Dirección Médica del nosocomio.

En l985, el Hospital Municipal de Chivilcoy participó del inolvidable ciclo solidario "Sábados de la Bondad", que se emitía por Canal 9 Libertad, una creación de Alejandro Romay para apoyar a las hoy denominadas Organizaciones No Gubernamentales (ONG), que trabajaban en favor de la salud. Con lo obtenido en esa colecta, la Cooperadora compró un equipo de rayos completo y construyó la segunda sala de rayos con una superficie de 250 metros cuadrados.

También pionera en emergencias médicas

En 1987 la Cooperadora adquirió una antigua casona ubicada en la calle Hipólito Yrigoyen 78, concretando así el sueño de la sede propia. Al año siguiente nació EMECO (Emergencia Médica Cooperadora) el primer sistema de emergencias médicas que tuvo Chivilcoy, único en el país de carácter solidario por pertenecer a una entidad de bien público. EMECO se inició con una ambulancia usada; luego se adquirieron tres nuevas unidades con todo su equipamiento. Se solicitó al Gobierno la donación de un terreno frente a la Plaza Principal -el baldío que había quedado tras la demolición de la Escuela Nº 1 y la construcción del Correo-, donde la Cooperadora se había iniciado con los famosos matambres al barro. El objeto del pedido era la construcción de locales para alquilar y así seguir sumando fondos para el Hospital. Cuando se concretó la donación del terreno, se empezó a levantar el Paseo de La Plaza. El Hospital no tenía Sala de Terapia Intensiva y se construyó una para cinco camas, con una superficie de l50 metros cuadrados, que está considerada como la más moderna de la región. El Municipio se encarga de equiparla.

Se extiende la red de gas natural en el Hospital y hoy dicho predio se encuentra cubierto en un 90%.


@IMAGEN1


La venta de EMECO

En 1997 se produce la venta de EMECO. De las cuatro ambulancias, se venden dos y las dos restantes se donan al Hospital juntamente con muebles y útiles afectados a dicho emprendimiento. La situación económica del país hizo que muchos socios se borraran y los gastos fijos se incrementaran y resultara cada vez más difícil sostener aquel servicio de emergencias médicas, que tuvo un claro perfil solidario y del que la gente de Chivilcoy no se olvida, aunque pasen los años. El total de la venta de EMECO se destinó a terminar el Paseo de La Plaza. También se amplió la Administración del Hospital y se compraron cinco computadoras instaladas en red. Además, se inició la construcción del nuevo lavadero, con una superficie de 180 metros cuadrados.

La inauguración del Paseo de la Plaza

El 25 de mayo de 2000 fue un día de júbilo para la Cooperadora, porque sumado al festejo del aniversario del Hospital se inauguró el Paseo de La Plaza, con una gran fiesta popular. En diciembre de 2000, junto con la Municipalidad, se organizó un espectáculo nocturno para festejar el nuevo milenio, agradecer el apoyo de la comunidad y seguir recaudando fondos. Hubo un récord de ventas de choripanes: 2500. Se amplió el Laboratorio Central de Análisis Clínicos al doble de su capacidad. El Hospital fue declarado "Amigo de la Madre y el Niño" por UNICEF -el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia-, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud de la Nación, por el importante trabajo en el fomento de la lactancia materna que se hizo desde el grupo ALMA (Apoyo a la Lactancia Materna con Amor), que coordinó el Dr. José María Caprara, médico pediatra, y al que se sumó un importante grupo de voluntarias.

El 19 de octubre de 2002, se descubrió una placa alusiva en el frente de la sede institucional de la Cooperadora, en la calle Hipólito Yrigoyen 78, con la siguiente leyenda: "Aquí vivió Sebastián Fabián Barrancos escritor, periodista y poeta Chivilcoyano".

En el Hospital, siguieron las inauguraciones: sobrevino la nueva Sala de Esterilización, el Laboratorio de Anatomía Patológica y un segundo consultorio de Odontología.

En marzo de este año, los vecinos y el noticiero del Canal 13 de Buenos Aires, distinguieron a la Cooperadora del Hospital Municipal como "El orgullo de Chivilcoy", con una nota hondamente emotiva donde se narran estos mismos orígenes que forman parte del rico historial de la institución. Se hace entrega de una plaqueta recordatoria, en un acto realizado en las puertas del Hospital. El informe se transmitió por el canal capitalino, llegando a todos los puntos del país y también el exterior.

En 8 de julio de este año, se hizo entrega al patrimonio municipal de la nueva Area de Cirugía, correspondiente a la refacción del quirófano.

En 31 años es mucho lo que se hizo pero también lo que queda por hacer. Por eso la Cooperadora, a través de su comisión directiva -que en estos momentos preside el arquitecto Eduardo Barbieri-, con sus brazos abiertos nunca se cansa de decirle a la comunidad de Chivilcoy: "Gracias por confiar en nosotros".
 

Comentarios